• Lunes, 11 de Diciembre de 2017

A POBRA - Un accidente con picaresca

Un automovilista de Santiago de 72 años, cuya identidad responde a las iniciales G.A.L.M., recurrió a la picaresca para tratar de justificar lo que le acababa de suceder en el kilómetro 29,800 de la carretera AC-305, a la altura del Pazo de A Mercé.

A POBRA - Un accidente con picaresca
El poste de hormigón fue troceado para ser retirado de la calzada   CHECHU
El poste de hormigón fue troceado para ser retirado de la calzada CHECHU

Un automovilista de Santiago de 72 años, cuya identidad responde a las iniciales G.A.L.M., recurrió a la picaresca para tratar de justificar lo que le acababa de suceder en el kilómetro 29,800 de la carretera AC-305, a la altura del Pazo de A Mercé. Acababan de dar las doce y media de la noche de este viernes cuando el vehículo que conducía en dirección hacia A Pobra, un Audi A7 sufrió una salida de vía por el margen derecho e impactó contra un poste de hormigón del alumbrado público, que derribó y cayó sobre la calzada, interrumpiendo por completo la circulación. Sin embargo, en el 112 Galicia se recibió una alerta sobre la caída de un poste por culpa del temporal y que había dañado varios vehículos. Hasta el lugar se movilizó una patrulla de la Policía Local pobrense, que se encontró un lugar completamente a oscuras, pues la caída del poste había arrancado todo el cableado.
Aunque en la zona había varias personas y vehículos, los agentes municipales pudieron comprobar que sólo era uno el implicado en el suceso, pero afortunadamente no había que lamentar heridos. Ante esa situación, se movilizó a los Bomberos de Riveira y a la Benemérita de Boiro para cortar el tráfico en ambas direcciones. Del mismo modo, se solicitaron los servicios de un equipo de atestados de la Guardia Civil de Tráfico de Santiago ya que el automovilista del coche dañado alegaba que le había caído el poste encima de la aleta justo al pasar por el lugar.
Sin embargo, los policías detectaron que sus manifestaciones no se correspondían con la realidad, pues había marcas de rodadura en la hierba que evidenciaban la salida de vía del coche un metro y medio antes del citado poste de hormigón, cuya base aún estaba vertical, lo que indicaba a todas luces que el poste no cayera sino que el vehículo lo golpeó. Los Bomberos se encargaron de cortar con una sierra radial los hierros del poste para poder partirlo en trozos y retirarlo de la carretera. Y acudieron técnicos de Fenosa que cortaron el suministro eléctrico de los cables que resultaron arrancados al derribarse el poste, que se pudo confirmar que era de titularidad municipal, pro lo que se dio traslado al electricista municipal para que evaluase los daños.