• Sábado, 21 de Octubre de 2017

Causan importantes destrozos en el tejado y el interior de uno de los Muiños de Amendo

A finales del pasado mes de agosto, los Muiños de Amendo recibieron la visita de los vándalos, que causaron bastantes destrozos, sobre todo arrancando de cuajo y tirado a una finca las puertas de entrada de esas infraestructuras

Causan importantes destrozos en el tejado y el interior de uno de los Muiños de Amendo
El tejado del Molino de Inasia fue la parte más afectada por los actos vandálicos | CHECHU
El tejado del Molino de Inasia fue la parte más afectada por los actos vandálicos | CHECHU

A finales del pasado mes de agosto, los Muiños de Amendo recibieron la visita de los vándalos, que causaron bastantes destrozos, sobre todo arrancando de cuajo y tirado a una finca las puertas de entrada de esas infraestructuras, que habían sido restauradas para dar a conocer su funcionamiento a las futuras generaciones, y también desapareció un banco y otro lo encontraron destrozado. No pasaron aún dos meses y uno de esos edificio, conocido como Muiño de Inasia, volvió a sufrir importantes daños que hacen sospechar que alguien, con muy malas intenciones, no quiere que perduren en el tiempo y se pierdan. La parte más afectada por los daños es el tejado, habiendo arrancado de una de sus parte numerosas tejas -la vez pasada habían tirado un par de ellas-, que acabaron tiradas tanto en el interior como en una zona de hierba del exterior del molino.


Fue una vecina que el martes pasaba por la zona la que descubrió lo ocurrido y contactó con su propietaria, Ánxeles González Cruxeiras, que ya puso los hechos en conocimiento de la comisaría ribeirense del Cuerpo Nacional de Policía, pero está a la espera de poder acudir a presentar formalmente una denuncia. Afortunadamente, parece que las vigas de madera no se han visto afectadas, aunque habrá que aguardar a que se haga una inspección pormenorizada de su estado. Lo que si arrancaron los autores de estos actos vandálicos fueron parte del pasamanos de madera que hay para bajar con seguridad una escaleras de piedra que llevan al sótano, en donde se guardan los elementos destrozados el pasado verano. Del mismo modo, también arrancaron una barandilla de madera que hay en la zona de acceso hacia ese molino, y algunos de los trozos fueron a parar al referido tejado.
Los propietarios de estos molinos recuerdan que se firmó un convenio sobre educación ambiental con la Consellería de Medio Ambiente, por el que dicho departamento se encarga de su mantenimiento y reparación. Por ahora, sólo se cuenta con la recaudación de una reciente caminata y que la asociación de vecinos de Carreira donó íntegramente, pero que sólo llegan para acometer parte de los daños de agosto.