Un coche que entró por dirección prohibida fue arrollado por un bus escolar en A Pobra pero sin heridos

Un aparatoso accidente de tráfico, consistente en una colisión frontolateral entre un autobús escolar y un coche se saldó afortunadamente sin heridos, aunque los daños materiales ocasionados resultaron cuantiosos.

 

Un coche que entró por dirección prohibida fue arrollado por un bus escolar en A Pobra pero sin heridos
El coche siniestrado abrió un gran boquete en la fachada de una inmobiliaria | CHECHU
El coche siniestrado abrió un gran boquete en la fachada de una inmobiliaria | CHECHU

Un aparatoso accidente de tráfico, consistente en una colisión frontolateral entre un autobús escolar y un coche se saldó afortunadamente sin heridos, aunque los daños materiales ocasionados resultaron cuantiosos. Ocurrió en torno a las dos y media de la tarde en pleno casco urbano de A Pobra, concretamente en la Rúa Gaset, muy cerca de la casa consistorial cuando, al parecer, un Toyota Verso, conducido por R.P.B., de 55 años y natural de Lugo pero actualmente residente en Boiro, se incorporó al referido vial tras acceder por una dirección prohibida en la Rúa da Ponte, pero además lo hizo cuando pasaba el referido transporte de pasajeros de la empresa Barbantia, un Scania, a los mandos de B.P.D., de 44 años y vecina de Carreira (Ribeira), que acababa de recoger a 47 estudiantes del Instituto A Pobra para llevarlos a sus casas, y que impactó de lleno con el automóvil.
Como consecuencia de la colisión, el coche salió despedido contra la fachada de un bajo de un edificio que hace esquina con la Rúa San Roque y en el que se ubica una inmobiliaria. Debido al fuerte impactó con la parte posterior del coche, se abrió un gran boquete en la fachada, pero sin causar daños personales, pues en ese momento no había nadie trabajando dentro. Hasta el lugar se desplazaron efectivos de la Policía Local pobrense, que atendieron el accidente y ayudaron a los alumnos a bajar del vehículo de transporte escolar de la ruta de Santa Cruz de Lesón. Una veintena de los estudiantes fueron conducidos hacia zonas seguras para que luego continuasen su recorrido caminando hacia sus domicilios, que se encuentran en ese entorno, además de que su parada se sitúa cerca del lugar del accidente de tráfico, concretamente, a la altura del Teatro Elma.
La treintena restante se subió a otro autobús de la misma empresa que pasó por allí realizando otro servicio a una conservera, y que tampoco podía continuar su trayectoria al quedar bloqueado en el lugar al ocupar toda la calzada los vehículos implicados. El autobús al que subieron los estudiantes fue sacado del lugar realizando una maniobra de marcha atrás en dirección hacia el cruce de los semáforos, para luego poder llevar a los muchachos a sus paradas. El coche siniestrado fue retirado por una grúa, mientras que el autobús fue reparado in situ, tras sufrir un problema en el cuadro de fusibles que hizo saltar los térmicos, y pudo seguir salir circulando de allí, aunque precisará otras reparaciones.