El desescombro de la fábrica de Asados dificulta el hallazgo de nuevas pruebas

Efectivos de la Unidad Central Operativa (UCO) de Madrid y de la Policía Judicial de A Coruña, ambas de la Guardia Civil, registraron durante cuatro horas y de manera minuciosa y palmo a palmo

El desescombro de la fábrica de Asados dificulta el hallazgo de nuevas pruebas
La Guardia Civil llevó a cabo una inspección ocular en la totalidad del recinto de la nave en desuso de Somoza (Asados) con la finalidad de buscar restos biológicos y orgánicos y otros indicios del crimen | Chechu Río
La Guardia Civil llevó a cabo una inspección ocular en la totalidad del recinto de la nave en desuso de Somoza (Asados) con la finalidad de buscar restos biológicos y orgánicos y otros indicios del crimen | Chechu Río

Efectivos de la Unidad Central Operativa (UCO) de Madrid y de la Policía Judicial de A Coruña, ambas de la Guardia Civil, registraron durante cuatro horas y de manera minuciosa y palmo a palmo, incluso con tres perros llegados desde la capital de España, la totalidad de la fábrica en desuso en Somoza, en (Asados-Rianxo). El objetivo era buscar restos biológicos u orgánicos relacionados con la investigación del hallazgo el pasado 31 de diciembre del cadáver de Diana Quer sumergido en un aljibe con agua limpia, después de que el sospechoso del crimen confesase donde la escondió durante más de 16 meses. Pero, el escenario que se encontraron fue una nave que “da la impresión que fue limpiada”, dijo Ricardo Pérez Lama, abogado de la acusación particular que ejerce la familia de la malograda joven madrileña.
Esa circunstancias ya fue avanzada por este periódico, pues en la pasada primavera la propietaria realizó un desescombro, que consistió en la retirada de la gran cantidad de muebles que había en su interior, y le dio un lavado de cara con la finalidad de venderla. Al parecer, los investigadores se van a preocupar por saber quien la limpió, “pero no lo podemos determinar ni saber ahora mismo”, puntualizó el referido letrado. Fue este último el que le solicitó al juez instructor, Félix Isaac Alonso, la realización de dicha diligencia de prueba consistente en una inspección ocular, que acabó con la recogida de “muestras de numerosas cosas”, según relató el propio abogado al remate de dicho registro, en el que los investigadores también tomaron fotografías. Y concretó que los resultados de la misma se los darán “en un informe a posteriori”, una vez se analicen todas las muestras recogidas.
Pese a que Pérez Lama manifestó que será necesario esperar a conocer los resultados, no pareció mostrarse demasiado optimista respecto a lo que puedan deparar los análisis, pues entiende que, tras la limpieza de la que fue objeto la nave, “las circunstancias no son las mismas en que estaba en el momento en que ocurrieron los hechos, en agosto de 2016”. Pérez Lama agregó que la realidad es que la nave la limpiaron “y eso va a dificultar mucho y va a afectar a la investigación” a la hora de encontrar indicios o pruebas.
El abogado de la familia Quer no entró en pormenores de la inspección ocular, pero destacó que los perros hicieron su labor” marcando los posibles restos biológicos”, y que todo eso va a ser analizado, por lo que ahora comienza un tiempo de espera para conocer los resultados. Insistió en que “todavía no sabemos nada al respecto” pero que, una vez que esté todo analizado, se lo pasarán. Y detalló que cuando accedieron a la parte posterior de la fábrica fue para inspeccionar los distintos accesos a la nave y que “por tanto, estábamos buscando distintas muestras de residuos orgánicos, si los hubiese, aunque ha pasado mucho tiempo y eso dificulta obviamente la labor”. De todos modos, manifestó que para la acusación particular “es una garantía que la Policía Judicial” se encargue de esta investigación, precisando que la conocen porque es la misma que llevó el caso de Asunta y calificó su labor de “brillante”, algo que confía se repita en esta ocasión.

Reconstrucción
El letrado de la acusación particular confirmó que solicitó una reconstrucción de los hechos ocurridos en la madrugada del 22 de agosto de 2016 pero precisó que, a diferencia de la inspección ocular, pese a proceder de los mismos preceptos legales, se basa en que “tiene que aceptarla e intervenir la persona que, en este caso, está investigada”. Precisó que el juez instructor todavía no la ha autorizado “porque el investigado se ha negado a declarar”. Sin embargo, Pérez Lama agregó que, en todo caso, cuando declare o se le pregunte al respecto, habrá que saber “si está dispuesto a hacer un reconocimiento, y, obviamente, si se presta a ello será desde el origen”. Pero, precisó que se puede seguir acogiendo a su derecho a no hacerlo, al igual que hizo con el de no declarar en sede judicial.
Este letrado confirmó que, junto a sus clientes, está valorando la posibilidad de recurrir el auto de desimputación de la mujer del “Chiclé”. “No es que no nos siente bien la decisión del juez, sino que tras una semana parece algo precipitada decisión, estando pendientes determinadas diligencias”. Añadió que el hecho de que pudiera haber otras mujeres que sufrieron agresión sexual por parte del “Chiclé” ayudará a demostrar si Diana Quer fue víctima de algo similar, pues puntualizó que ya hay ejemplos claros como los caso de Bretón y de Asunta “en los que los indicios son coincidentes, concordantes o funcionales, pueden dar lugar a que se estimen como una prueba indiciaria”.