RIVEIRA - Detienen por violencia de género al vecino de Aguiño que presuntamente causó lesiones a su exmujer

La Policía Nacional de Riveira procedió a la detención del aguiñense J.M.P.V., de 44 años, por un delito de violencia de género.

RIVEIRA - Detienen por violencia de género al vecino de Aguiño que presuntamente causó lesiones a su exmujer
La víctima fue evacuada en una ambulancia del 061 al hospital  CHECHU RÍO
La víctima fue evacuada en una ambulancia del 061 al hospital CHECHU RÍO

La Policía Nacional de Riveira procedió a la detención del aguiñense J.M.P.V., de 44 años, por un delito de violencia de género. Tal y como ya se informó, los hechos tuvieron lugar en torno a las seis de la tarde del pasado lunes cuando ese hombre acudió al negocio de su exmujer -están separados desde hace siete años-, que se encontraba en el interior con su actual novio, y fue entonces cuando se registraron los hechos que se le atribuyen y por los que se le tomó declaración en calidad de investigado, tras lo que tuvo lugar su detención y seguidamente se le dejó en libertad con cargos a la espera de que sea citado por la autoridad judicial al argumentar que tenía que desplazarse al extranjero por motivos laborales, mostrándole los billetes de avión que comprara.
Según pudo saber este periódico, nada más llegar J.M.P.V. al lugar de los hechos, aporreó la cristalera de la oficina en la que trabaja su exmujer, que se acercó hacia él para pedirle que se marchase, pero él siguió con sus intenciones y supuestamente le respondió agarrándole del brazo y pegándole un empujón, ante lo que ella respondió defendiéndose. Su novio se metió en medio de ambos para tratar de conseguir que la dejase en paz, pero lo único que consiguió fue que ambos varones se enzarzasen en una pelea que llegó a la vía pública, lo que hizo que fueran bastantes personas las que presenciasen ese enfrentamiento desde la calle y desde otros negocios.
Luego le dijeron a J.M.P.V. que iba a llamar a la Policía, lo que provocó que se marchase del lugar acompañado de un familiar. Ambos se dirigieron a la comisaría riveirense para denunciar las lesiones que había sufrido, pero fue entonces cuando se procedió a su imputación por violencia de género. Cuando la exmujer recibió el alta hospitalaria, en torno a las once de la noche del lunes, se dirigió a las dependencias del Cuerpo Nacional de Policía para denunciar lo que le había sucedido, pero le indicaron que era mejor que acudiera a las diez de la mañana del día siguiente para evitar que se encontrase con él, que en ese momento estaba todavía en las dependencias policiales. Y así fue lo que hizo.

SIN DENUNCIAS PREVIAS
Parece ser que aunque la víctima del ahora investigado nunca había presentado denuncia por violencia de género contra su exmarido, ella precisó que los últimos siete años se habían convertido en una “tortura”, pero que desde hace tres años, en que ella rehizo su vida con otra persona, la situación empeoró “e non podo nin vivir”. Añadió que de algunos de los episodios por los que pasó durante todo este tiempo ya tenía conocimiento la unidad de protección de la mujer de la Policía Nacional de Riveira, con la que ella está en contacto, así como con la psicóloga del CIM. Entre ellas figuraron una supuestas amenazas a través de la mensajería de facebook, para las que presentó capturas que no fueron consideradas como prueba, pues les faltaba el refrendo por parte de esa red social para que ratificase la identificación del autor de esos mensajes, algo que no presentaron, por lo que quedó absuelto.