• Jueves, 23 de Noviembre de 2017

Entran a robar en la Sociedad Hijos de Palmeira en busca de dinero y causan múltiples daños

La Sociedad Hijos de Palmeira recibió entorno a las cinco y cuarto de la madrugada de este jueves la visita de un ladrón, que ocasionó importantes destrozos y se llevó un botín consistente en un ordenador portátil valorado en 700 euros.

Entran a robar en la Sociedad Hijos de Palmeira en busca de dinero y causan múltiples daños
El ladrón causó innumerables destrozos en la Sociedad Hijos de Palmeira | CHECHU
El ladrón causó innumerables destrozos en la Sociedad Hijos de Palmeira | CHECHU

La Sociedad Hijos de Palmeira recibió entorno a las cinco y cuarto de la madrugada de este jueves la visita de un ladrón, que ocasionó importantes destrozos y se llevó un botín consistente en un ordenador portátil valorado en 700 euros, 200 euros que había en monedas para cambio en la caja registradora y la recaudación que había en el cajetín de la máquina de dardos, que suele oscilar entre 30 y 40 euros. Para acceder al interior del edificio, los cacos rompieron el cristal de una ventana corredera que da al almacén del bar de la planta baja y luego reventaron una puerta de madera..

Una vez dentro del negocio hostelero, al que ya entraron a robar hace aproximadamente un mes -en aquella ocasión se llevaron un botín económico muy similar, pues también lograron abrir el futbolín- se observa a través de la cámara de vigilancia como únicamente a un individuo con la cara tapada con un pasamontañas o careta y la cabeza cubierta con una capucha se mueve por el interior del bar. El ladrón destrozó el sensor de presencia y luego hizo lo propio con la cámara de seguridad, que hacía dos días que la habían instalado, y un altavoz. Seguidamente, cogió el dinero de la registradora y forzó la máquina de dardos para llevarse la recaudación. E intentó hacer lo propio con el futbolín, en cuya caja se pueden apreciar las muescas que dejó al tratar de forzarla, pero acabó huyendo sin poder abrirlo.

Tras saltar la alarma, al lugar acudieron de inmediato el presidente de la Sociedad Hijos de Palmeira, Emilio Pérez Outeiral, que ya no encontró a nadie dentro del edificio, e instantes después hizo lo propio una patrulla de la Policía Nacional, que realizó una inspección ocular del lugar del suceso. A primera hora del día, se desplazó una unidad científica de la comisaría ribeirense para recoger huellas y pruebas y tomar fotografías de la escena del robo para tratar de contribuir a resolver la autoría del mismo. Tanto la gerente del bar como el máximo responsable de la Sociedad Hijos de Palmeira ya presentaron las correspondientes denuncias para que se inicie una investigación y poder reclamarle a su compañía de seguros por los daños sufridos.