• Martes, 21 de Noviembre de 2017

Heridas dos mujeres al impactar su coche con la rotonda de As Carolinas

El municipio ribeirense fue escenario en la madrugada del sábado de dos accidentes de tráfico en el que, al menos, se registraron tres personas heridas de diversa consideración

Heridas dos mujeres al impactar su coche con la rotonda de As Carolinas
El Volkswagen Polo chocó con el cuadro eléctrico de la rotonda de As Carolinas | CHECHU
El Volkswagen Polo chocó con el cuadro eléctrico de la rotonda de As Carolinas | CHECHU

El municipio ribeirense fue escenario en la madrugada del sábado de dos accidentes de tráfico en el que, al menos, se registraron tres personas heridas de diversa consideración y que precisaron asistencia médica. Uno de los siniestros se registró a las cinco menos veinte en la rotonda de la Avenida das Carolinas que da acceso al club náutico y a la nueva lonja, en donde ya tuvieron lugar otros accidentes de similares características. Un Volkswagen Polo que procedía de la Avenida do Malecón siguió recto al llegar a la rotonda e impactó contra la estructura del cuadro eléctrico que hay en la misma y salió rebotado. En su interior iban la conductora, L.M.B.L., de 44 años y natural de Vigo, y como acompañante iba una compañera de trabajo de Lugo de una edad similar, que al parecer sufrió una fractura de nariz, de la que manaba abundante sangre. Ambas fueron evacuadas por una ambulancia medicalizada de Urxencias Sanitarias-061 Galicia al Hospital do Barbanza.
Al lugar acudieron la dotación de guardia del parque comarcal de Bomberos de Ribeira, que se encargaron de limpiar la calzada hasta las cuatro de la madrugada, una vez que Grúas Galicia retiró el coche siniestrado. También acudió una patrulla de la Policía Local, que procedió a elaborar el correspondiente atestado. Debido a que los agentes estimaron que la conductora presentaba evidentes síntomas de encontrarse bajo efectos de bebidas alcohólicas, le intentaron realizar la prueba de alcoholemia en media decena de ocasiones, pero todos resultaron fallidos, al no poder completarlos la automovilista. Ante la posibilidad de que pudiera considerarse como una negativa a someterse a dicha prueba, al parecer, la conductora alegaba un problema en el pulmón que le impedía soplar con normalidad. Los policías locales acudieron posteriormente hasta el complejo hospitalario para poder completar las diligencias y se está a la espera de que se confirme las medidas que se adoptarán contra la conductora.
 

Botellas derramadas
La Rúa Castelao, a la altura del número 76, junto al campo de fútbol de A Tasca, registró a las dos y veinte de esa misma madrugada un accidente en el que también se vio implicado un único vehículo. Consistió en una salida de vía de una furgoneta Citroën Berlingo, que impactó inicialmente contra un árbol ornamental, para acabar rebotando contra un contenedor de vidrio. Al romper este último por una parte de la base se esparcieron un buen número de botellas por la calzada, que los Bomberos ribeirenses se encargaron de retirar y volver a introducir en ese recipiente, así como procedieron a limpiar el pavimento. Al lugar también acudieron patrullas de la Policía Nacional y Local, siendo estos últimos los que elaboran el atestado. Aunque todo apunta a que el conductor era un muchacho de 23 años, con iniciales J.Q.R., pues había incrustados pelos suyos en el cristal del parabrisas con el que golpeó su cabeza -ese joven fue evacuado por el 061 al hospital comarcal-, parece ser que, para evitar que fuera denunciado por alcoholemia positiva, alguien trató de justificar que era su madre la que pilotaba y que su hijo salió despedido por encima de ella hasta golpearse el cristal. Al parecer, el volante se dobló al golpearlo el conductor con el pecho, al salir despedido como consecuencia de no llevar puesto el cinturón de seguridad.