• Sábado, 25 de Noviembre de 2017

Padres del colegio Santa Baia temen que alumnos de tercero y quinto estudien sin libros

La Asociación de Padres de Alumnos “Torre de Goiáns” del colegio Santa Baia, de Boiro, teme que los alumnos de tercero y quinto de Educación Primaria de dicho centro tendrán que estudiar sin libros de texto durante todo el curso.

Padres del colegio Santa Baia temen que alumnos de tercero y quinto estudien sin libros
Los padres se concentraron delante del recinto del colegio Santa Baia | CHECHU RÍO
Los padres se concentraron delante del recinto del colegio Santa Baia | CHECHU RÍO

La Asociación de Padres de Alumnos “Torre de Goiáns” del colegio Santa Baia, de Boiro, teme que los alumnos de tercero y quinto de Educación Primaria de dicho centro tendrán que estudiar sin libros de texto durante todo el curso. Así lo manifestaron ayer responsables de este colectivo en el transcurso de la concentración para solicitar de la Xunta de Galicia la renovación de ese material, por considerar que está deteriorado y sus contenidos son obsoletos, ya que no se cambia desde el año 2019. Esas mismas fuentes indicaron que en este momento, esos escolares trabajan sin libros, “pues la propia APA decidió no entregar los que les cedieron otras familias y el colegio no tiene suficientes del fondo solidario, pues hay medio centenar que tienen derecho a ellos que no los podrán tener si no varía la postura de la Consellería de Educación”, indicó Dolores García, directiva de la APA.
Otra de las demandas que le hace la APA “Torre de Goiáns”·· al departamento que dirige Román Rodríguez se refiere al refuerzo en horas y recursos de Pedagoxía Terapéutica y Audición e Linguaxe, pues entiende que los especialista con los que cuenta el colegio Santa Baia son insuficientes, frente a la opinión de Educación, que se basa en informes de la Inspección para afirmar que se cubren las necesidades. Frente a esto último, Patricia Davila Hermo es la madre de un niño de casi cuatro años, que estudia en dicho centro boirense y al que cuando cumplió un año y medio le diagnosticaron autismo. “Non falaba case nada, catro ou cinco palabras e non tiña control de esfínteres. A valoración do persoal do colexio era que o meu fillo necesitaba 5 sesións individuais de PT e outras tantas de AL. O ano pasado tiña dúas sesións semanais exclusivas para él, pero aínda así non era suficiente, polo que completamos ese traballo levándoo a Amicos outras tantas sesións por semana porque podiamos pagalo”.
Davila indicó que para este curso le concedieron a su hijo tres sesiones de Audición e Linguaxe, pero compartidas con otros niños, pese a que apunta que necesita más, por lo que volverá a llevarlo a Amicos “para que non sufra un retroceso e perda todo o que mellorou grazas ao traballo feito ata agora”. Subrayó que si depende de las sesiones que recibe en el colegio “non están atendidas as súas necesidades”. Y se pone en la piel de los alumnos que tienen este tipo de problemas y sus familias no les pueden pagar las sesiones que a mayores necesitan sus hijos, a los que dice que Educación trata como “cidadáns de segunda”. l