El pesquero “Tres de Sempre” sufre una vía de agua cuando navegaba frente a Palmeira

El pesquero “Tres de Sempre”, con base en el puerto de Ribeira, sufrió una vía de agua a primera hora de la tarde de este miércoles cuando navegaba frente al litoral de Palmeira. Sufrió importantes daños estructurales en la obra viva del casco de madera, al abrirse un gran agujero

El pesquero “Tres de Sempre” sufre una vía de agua cuando navegaba frente a Palmeira
La lancha Salvamar Sargadelos remolcó al pesquero “Tres de Sempre” hasta Astilleros Aguiño al quedarse sin propulsión | Cedida
La lancha Salvamar Sargadelos remolcó al pesquero “Tres de Sempre” hasta Astilleros Aguiño al quedarse sin propulsión | Cedida

El pesquero “Tres de Sempre”, con base en el puerto de Ribeira, sufrió una vía de agua a primera hora de la tarde de este miércoles cuando navegaba frente al litoral de Palmeira. Sufrió importantes daños estructurales en la obra viva del casco de madera, al abrirse un gran agujero en la parte de la proa, concretamente entre la roda y la quilla, pero pudo continuar su rumbo. Aunque la sala de máquinas de la embarcación acabó completamente inundada, el barco pudo llegar por sus propios medios hasta el muelle de la capital barbanzana, pues aún le funcionaban los motores y sistemas eléctricos. Tras entrar en la dársena, fue amarrado a la altura del surtidor de combustible que hay entre la nueva lonja y el club náutico.
Una vez allí, en torno a las cinco menos vente de la tarde se movilizó a la lancha Salvamar Sargadelos, perteneciente a Salvamento Marítimo, entidad pública del Ministerio de Fomento, que un par de minutos después de salir del pantalán quedó abarloada al referido pesquero que sufría la avería para prestarle el apoyo que precisase. Fue entonces cuando procedieron a achicar con una bomba la gran cantidad de agua que había en la sala de máquinas, a la vez que el buzo Domingo Franco procedió a taponar de manera provisional con masilla el boquete que se abrió en el casco del barco tras recibir un impacto. De esa manera consiguieron vaciar la zona inundada e impedir que siguiera entrando agua, y que el pesquero no se hundiera.


Rematadas esas maniobras de emergencia, al tratar de encender nuevamente el barco se pudo comprobar que carecía de propulsión. Ello se debió a que se vieron afectados por el agua tanto las máquinas como los sistemas eléctricos. Por ello, el barco pesquero precisó ser remolcado por la lancha Salvamar Sargadelos para su traslado hasta Astilleros Aguiño, en donde se iba a proceder a la reparación del casco de madera. Según indicaron algunos testigos, a ese lugar también acudieron operarios de algún taller naval de la zona de Ribeira para proceder a la reparación de las máquinas del “Tres de Sempre”.