Cien días después de la desaparición de Diana Quer continúan llegando avisos de avistamientos de la joven por toda España

Se cumplen cien días desde la desaparición en A Pobra de Diana Quer y llama poderosamente la atención el hecho de que, a estas alturas, sigan produciéndose numerosos avisos sobre avistamientos de la joven madrileña, que se están sumando a las diligencias previas de una instrucción para la que se mantiene el secreto de las actuaciones.

Cien días después de la desaparición de Diana Quer continúan llegando avisos de avistamientos de la joven por toda España
Desde la zona ampliada del cementerio de Taragoña es visible el viaducto desde el que se arrojó el iPhone 6 CHECHU
Desde la zona ampliada del cementerio de Taragoña es visible el viaducto desde el que se arrojó el iPhone 6 CHECHU

Se cumplen cien días desde la desaparición en A Pobra de Diana Quer y llama poderosamente la atención el hecho de que, a estas alturas, sigan produciéndose numerosos avisos sobre avistamientos de la joven madrileña, que se están sumando a las diligencias previas de una instrucción para la que se mantiene el secreto de las actuaciones. Esa misma situación ya se produjo en las primeras semanas con un aluvión de llamadas de personas que dijeron haberla visto por diferentes puntos de la geografía española. Uno de los casos que más trascendió fue el de decenas de testimonios que creyeron verla en las localidades lucenses de Castroverde y Pedrafita do Cebreiro, incluso acompañada de una persona mayor que ella.   
Fuentes consultadas por este periódico señalaron que ello es fruto de la extraordinaria respuesta ciudadana al llamamiento realizado para su colaboración en la resolución de este complejo caso y al deseo de que aparezca sana y salva. Sin embargo, por el momento, el seguimiento que se pudo realizar de esos avisos no han fructificado y, como en anteriores ocasiones, se apunta que se trata de falsas alarmas. La misma conclusión se extrae, aunque desde otra perspectiva, en relación a las llamadas por parte de videntes que indicaban que sabían en donde estaba Diana Quer, sobre todo las que procedían de Sudamérica y que se ofrecían a llevar a los investigadores al lugar en donde decían que estaba la adolescente de Pozuelo siempre que les pagasen el viaje desde su país a España.
Aunque hay el convencimiento de que la investigación va varios pasos por delante de la información difundida, la ciudadanía expresa sus dudas sobre si se resolverá el caso o si se encontrará a los responsables de la desaparición. Del mismo modo, se pregunta sobre lo que pasaría si el iPhone 6 de la joven hallado por un mariscador bajo el viaducto de la Autovía do Barbanza cerca de Cespón, y que se ha convertido en una pieza fundamental de la investigación, no arroja la información de interés que se espera. n