• Sábado, 25 de Noviembre de 2017

La Policía Autonómica descubre una depuradora ilegal y detiene a 17 personas por furtivismo en Boiro

Agentes de la Policía Autonómica detuvieron en Boiro a 17 personas en el marco de la operación contra el furtivismo “Entrerrúas”. 16 de ellas están acusadas de haber cometido un delito contra la flora y la fauna y otra un delito de receptación, contra la salud pública y contra el medio ambiente.

La Policía Autonómica descubre una depuradora ilegal y detiene a 17 personas por furtivismo en Boiro
Parte del marisco incautado en la depuradora ilegal | cedida
Parte del marisco incautado en la depuradora ilegal | cedida

Agentes de la Policía Autonómica detuvieron en Boiro a 17 personas en el marco de la operación contra el furtivismo “Entrerrúas”. 16 de ellas están acusadas de haber cometido un delito contra la flora y la fauna y otra un delito de receptación, contra la salud pública y contra el medio ambiente. Este último arrestado adquiría presuntamente el marisco recogido de forma fraudulenta para comercializarlo en su negocio, según fuentes de la invetigación. 
La Policía Autonómica descubrió una depuradora ilegal en un domicilio particular desde la que los furtivos que operan en Cabo de Cruz vendían el marisco extraído ilegalmente. Tras este hallazgo y las detenciones, la Policía Autonómica da por finalizada la primera fase de la investigación aunque no cierran el caso, por lo que no se descartan más detenciones.
Daños incalculables
“Aquí todo o mundo sabe para onde vai o marisco ilegal”, apuntan vecinos de Cabo de Cruz. En la cofradía son más de 300 mariscadores de a pie y a flote a quienes estas operaciones ya no les  sorprenden, “seguimos con lo mismo”, lamenta la vicepatrona del pósito, Susana Silva. 
La cofradía tiene contratado un equipo de guardapescas y dispone de una lancha y dos coches para vigilar las playas pero “estamos saturadísimos”, señala Silva. Ni los vigilantes ni los mariscadores que hacen guardia a diario son capaces de vigilar todas las playas de su zona de trabajo, que abarca espacios como Barraña, Carregueiros, Punta do Chazo, Ladeira do Chazo y Mañóns, “guardapescas y nosotros nos dividimos por playas” pero aún así, no son capaces de mantener todo bajo control. El daño que los furtivos hacen a los mariscadores profesionales es “incalculable porque nos llevan cría y almeja que ya da la talla”, explica la vicepatrona de la confraría de Cabo de Cruz. 

Furtivos de bañador
A los furtivos con los que el pósito lidia durante todo el año, se suman en verano los “furtivos de bañador”, personas que están en las playas y aprovechan para recoger marisco también de forma fraudulenta. “Este verano es de los peores que tuvimos últimamente”, indica Silva. “No son despistados, llevan el marisco agachado en bañador”, además en todas las playas hay carteles que anuncian que está prohibido mariscar y en muchas de ellas se especifican incluso las penas que acarrea el furtivismo. 
Cuando los vigilantes ven algún bañista mariscando les recuerdan que está prohibido, “hacemos grupos de dos o tres personas en las playas porque es más efectivo”, explica Silva.

Golpe a los compradores
Desde la cofradía piden la persecución de los compradores de marisco ilegal, como el detenido en esta operación, “si no tuviesen facilidad para vender, no tendrían facilidad para cogerlo”, explican. También solicitan un endurecimiento de las penas porque hay furtivos “que fueron detenidos decenas de veces”, asegura la vicepatrona del pósito de Cabo de Cruz, Susana Silva. l