19:11 h. Jueves, 30 de octubre de 2014

 

Roban cable y destrozan la instalación eléctrica del campo de fútbol de Vilas

| Actualizado 03 Marzo 2013 - 05:21 h.
Vota esta noticia:
Más acciones:

La ubicación del campo de fútbol de hierba artificial de Vilas, en la parroquia rianxeira de Asados, en un lugar apartado de los núcleos de población, lo convierte en un objetivo propicio para los amigos de lo ajeno. Y así lo vienen atestiguando los distintos tipos de robos que se registraron desde su inauguración hace casi tres años. En la madrugada del sábado se volvió a registrar una nueva sustracción y en este caso, al igual que ya sucedió en la noche del 7 de mayo del 2011, los ladrones centraron sus miras en los cables de cobre. En la anterior ocasión, los intrusos se colaron en el recinto deportivo y sustrajeron trozos del cableado de las torretas de iluminación, causando “unha desfeita”, tal y como llegaron a indicar responsables municipales. Buena prueba de ello fue que la reparación supuso un gasto de 23.000 euros.

El recinto deportivo registró en mayo de 2011 una sustracción similar, que obligó a invertir 23.000 euros

El último robo registrado fue descubierto a primera hora de la mañana de ayer cuando el campo de fútbol de Vilas abrió sus puertas para dar acoger las competiciones deportivas de categorías inferiores del Unión, según indicó su presidente, José Gey. Al entrar en el edificio, los responsables del club comprobaron que la mayoría de las puertas fueran forzadas posiblemente con patas de cabra, pero no se llevaron ni dinero de la cantina ni de las oficinas del club, ni tampoco mercancías, pues tras las últimas sustracciones sus directivos tomaron la precaución de no dejar nada al alcance de los cacos, recuperando un hábito de antaño.

 

TORRETAS DE ILUMINACIÓN

Las conducciones que parten del cuadro eléctrico que da suministro a las cuatro torretas de iluminación del campo de fútbol fueron cortadas por los ladrones, posiblemente para evitar cualquier tipo de descarga y facilitar la tarea de extraer el cobre. Del mismo modo, se sospecha que los artífices del robo y de los múltiples destrozos llegaron a subirse a los alto de las torretas de iluminación, situadas a unos 30 metros de altura, para cortar las conexiones con los focos para poder llevarse el cableado de, al menos, tres de ellas.

El Concello y el Unión planificaban reforzar la seguridad con cámaras  y sensores eléctricos

El concejal de Obras, Constantino Castaño, y el técnico municipal de Deportes acudieron hasta las instalaciones para realizar una inspección, acompañados por un agente de la Policía Local, que elaboró un informe de lo sucedido, aunque por el momento se desconoce la cantidad de cobre sustraída, sobre todo la del cableado subterráneo, ni el coste de su reparación. Habrá que aguardar a los próximos días para determinarlo con una revisión completa de la instalación si será necesario cambiarla completamente. El edil rianxeiro indicó que los delincuentes estuvieron picando todo el cable, pero cree que no lograron llevárselo todo, bien porque no fueron capaces, o no tenían con que tirar de él, aunque tuvieron ocasión de campar a sus anchas y trabajar con material de corte y de otra naturaleza.

Constantino Castaño indicó que las cuatro torretas de iluminación quedaron inutilizadas al cortar todas las salidas del cuadro eléctricos, pero la situación de tres de ellas parece más preocupante, pues cortaron todo el cable de cobre. Incluso detalló que los ladrones fueron capaces de arrancar las soldaduras de una arqueta de las conducciones eléctricas tapada con una rejilla metálica y sobre la que se colocó una acera de hormigón. Lo que si tiene muy claro el concejal de Obras es que los autores del robo “traballaron moito pola noite”.

Fuentes municipales añadieron que los destrozos en las puertas forzadas se producen tan sólo unos días después de que el Concello se plantease reforzarlas con unas planchas metálicas para impedir o, al menos, poner más dificultades u obstáculos a los ladrones. Del mismo modo, el Concello y el Unión iniciaron hace unos días una planificación conjunta para empezar a dotar de otras medidas de seguridad al recinto deportivo. Entre ellas sobresalen la instalación de cámaras de vigilancia y sensores eléctricos que hagan que se encienda toda la iluminación de la instalación municipal de Vilas ante la presencia de extraños.