RIVEIRA - Vuelve a declararse un incendio en el desván de la casa de A Ameixida que ardió 5 veces desde la noche del lunes

El desván de la vivienda número 53 del lugar de A Ameixida ha vuelto a arder y ya suma cinco incendios desde las once y diez de la noche del pasado lunes. El último se registró pasada la una de la tarde de ayer cuando varios vecinos vieron como salía nuevamente una negra humareda por el tejado y avisaron a los dueños, que solicitaron a través del 112 la presencia de medios de extinción.

RIVEIRA - Vuelve a declararse un incendio en el desván de la casa de A Ameixida que ardió 5 veces desde la noche del lunes
Los daños registrados en el desván de la vivienda son importantes	CHECHU RÍO
Los daños registrados en el desván de la vivienda son importantes CHECHU RÍO

El desván de la vivienda número 53 del lugar de A Ameixida ha vuelto a arder y ya suma cinco incendios desde las once y diez de la noche del pasado lunes. El último se registró pasada la una de la tarde de ayer cuando varios vecinos vieron como salía nuevamente una negra humareda por el tejado y avisaron a los dueños, que solicitaron a través del 112 la presencia de medios de extinción. Mientras llegaban los Bomberos del parque comarcal de Riveira y efectivos del GAEM, usaron un manguera que dejaron preparada para apagarlo si se reavivaba, aunque prácticamente no había llama, pero si humo.

El propietario de la casa, Juan Carlos Fernández Ageitos “Jalludo”, indicó que estaba regresando de pescar cuando le informaron del suceso y ya tuvo que dejar todo. Del mismo modo, precisó que llevaba 60 horas en las que casi no pegó ojo por temor a que se reproduzca, como así ha ocurrido. De hecho, manifestó que después de que se apagaron el primer incendio causado por un cortocircuito, y poco después de que marcharon los Bomberos, hubo una primera reproducción en el escritorio ubicado en la misma estancia en donde comenzó el fuego, pero ahí ya no movilizó a los medios de extinción, pues lo apagó muy pronto. A esos dos se sumaron los que tuvieron lugar el miércoles, a las 16.50 y a las 20.30 horas. La madrugada del jueves se le hizo larga a “Jalludo”, pues se mantuvo en vela, acudiendo cada cinco o diez minutos para revisar que no se reprodujese.

El resto de su familia se fue a dormir a la casa de su abuela. Allí permaneció hasta las siete de la mañana hasta que le relevó su mujer, Raquel Lema, mientras él fue al mar sin descansar. El dueño de la casa reclama que le den una solución, pues considera que no pueden vivir con la angustia de que en cualquier momento se puede producir un incendio, que incluso puede afectar a sus vecinos. Indicó que le digan lo que hay que hacer y que él mismo se encarga de llevarlo a cabo “pois quero quitar o lume da miña casa”, precisó. Pese a la creencia de que es la alta temperatura que se acumula en tejado proyectado, las mediciones realizadas por los Bomberos de Riveira con la cámara de calor dieron negativo, e incluso levantaron un trozo del poliuretano del techo y no se detectó nada anormal, por lo que se mantiene el misterio del suceso.