• Viernes, 24 de Noviembre de 2017

El Arosa quiere disipar dudas con un triunfo ante peligroso Choco en A Lomba

A la quinta va la vencida. Al menos eso espera el Arosa, que esta tarde recibe al Choco en A Lomba a las 17 horas con el objetivo de estrenar su casillero de triunfos en liga tras un primer mes con mejor juego que resultados.

El Arosa quiere disipar dudas con un triunfo ante peligroso Choco en A Lomba
El Arosa quiere lograr su primera victoria en el campeonato luego de tres empates y una derrota que le tienen en la parte baja | g. salgado
El Arosa quiere lograr su primera victoria en el campeonato luego de tres empates y una derrota que le tienen en la parte baja | g. salgado

A la quinta va la vencida. Al menos eso espera el Arosa, que esta tarde recibe al Choco en A Lomba a las 17 horas con el objetivo de estrenar su casillero de triunfos en liga tras un primer mes con mejor juego que resultados. Jorge Otero dejó fuera de la lista a dos de los fichajes, Anxo y Marcos. Regresa Iago Beceiro y como de costumbre es una incógnita como pueda armar el once el de Nigrán, con muchas alternativas en la parte ofensiva. Mejorar en las áreas y tener más continuidad en su juego son los objetivos de los locales. 
El Choco llega en buen momento tras firmar su mejor partido ante el Céltiga, al que ganó 2-0. Marcos Montes solo tiene la baja de Félix y ha recuperado a todos sus efectivos en defensa. En ataque, podría disputar sus primeros minutos en liga el veterano delantero Pablo Couñago, que regresó al equipo redondelano esta temporada al igual que el defensa Yago Vázquez. 
El Arosa tendrá hoy enfrente a un rival que le hará trabajar sin balón. Montes cree que los loales “van a salir a por todas, muy fuerte, si no encuentran el gol en la primera parte puede ser que aparezca la impaciencia”. Gestionar esta posible ansiedad será otro aspecto con el que tendrán que convivir los jugadores arlequinados, que son conscientes de que necesitan el apoyo de la grada en los malos momentos, ya que cuando todo va con viento a favor los ánimos ya no son necesarios. El propio Jorge Otero dice que “si tienen que gritar que me griten a mí, pero que dejen a los jugadores tranquilos, la gente quiere ganar y es lógico, pero llevamos varias jornadas haciéndolo bien y eso también hay que valorarlo”.
El estado en el que se encuentre el campo puede ser un hándicap para los dos equipos. l