• Domingo, 22 de Octubre de 2017

El pichichi Uxío castiga al Ribadumia en la segunda parte

CERCEDA-RIBADUMIA 3-0

El Cerceda sacó adelante ante el Ribadumia un partido que se le atragantó en la primera parte. La entrada de Carlos tras el descanso, que sirvió de efecto placebo, y el imponente acierto de Uxío, que firmó un hat-trick, dejaron con un 3-0 los puntos en O Roxo.

El pichichi Uxío castiga al Ribadumia en la segunda parte
Uxío marcando uno de sus tres goles ayer en O Roxo	pedro puig
Uxío marcando uno de sus tres goles ayer en O Roxo pedro puig

El Cerceda sacó adelante ante el Ribadumia un partido que se le atragantó en la primera parte. La entrada de Carlos tras el descanso, que sirvió de efecto placebo, y el imponente acierto de Uxío, que firmó un hat-trick, dejaron con un 3-0 los puntos en O Roxo.
Bien armado, con una calibrada distancia entre unas líneas que se situaban en diferentes posicionamientos, el Ribadumia le complicó la vida, más bien los ataques, al Cerceda. El llamativo bajo estado de forma de Changui, sin fuerza ni velocidad, fue un lastre para el equipo de David Sierra, que optó por los ataques rápidos. Solo el descaro de Anxo en la banda izquierda, la inspiración puntual de Camiño y la presencia física de Mou, imponente en el juego aéreo, le permitieron al Ribadumia generar tímidas sensaciones de peligro. 
Al Cerceda le faltó frescura y dinamismo, fundamentalmente en las soluciones de sus piezas más ofensivas, para descomponer la línea de cinco defensas que presentó David Sierra.  
La primera parte fue pobre a nivel ofensivo, tanto que se vio a Uxío, el máximo goleador de Tercera División, ausente y abstraído del juego de su equipo. El Ribadumia sacó unas cuantas veces desde la esquina sin peligro y el Cerceda hizo lo propio pero, con una vistosa acción de estrategia, sorprendió y a punto estuvo de marcar Álex Ares. La ocasión más clara antes del descanso fue un vertiginoso contraataque de Javi Otero, que falló en el pase de la muerte con Uxío totalmente solo para empujar a la red.
Lemos movió ficha en el intermedio y la entrada de Carlos, que jugó en la mediapunta desplazando a Álex a la derecha y este a Javi al lateral, fue esa pieza que hizo funcionar a la perfección el resto de la maquinaria. Por si fuera poco, el Cerceda acertó en su primera jugada a balón parado, una falta lateral ejecutada a la perfección desde el costado derecho por Álex Ares y cabeceada sin piedad (1-0) por Uxío en el borde del área pequeña.
El Cerceda jugó una última media hora categórica en la que fue dominador absoluto ante un Ribdumia que solo encontraba cierta pausa y claridad en el pase cuando el balón le llegaba a un cansado Changui. Sierra se quedó con cuatro defensas, pero no le dio resultado. El Cerceda se sintió cómodo con el balón administrando la posesión en cualquier zona del campo, superando líneas, realizando impresionantes cambios de orientación con protagonismo para Cañi y Álex Ares y marcando dos goles más con Uxío como protagonista principal. El 2-0, de nuevo a balón parado, de volea tras un rechace; y el 3-0 tras una sensacional pase de Carlos desde la banda izquierda.