Sierra: “Los jugadores sostuvieron el ánimo”

“Han sido los días más difíciles desde que estoy en el fútbol”, así resume David Sierra todo lo sucedido en las últimas horas con Changui, que permanece consciente en la UCI del Hospital de Conxo.

Sierra: “Los jugadores sostuvieron el ánimo”
David Sierra y el Ribadumia sacaron el partido adelante ante el Bouzas dedicando el triunfo a Changui
David Sierra y el Ribadumia sacaron el partido adelante ante el Bouzas dedicando el triunfo a Changui



“Han sido los días más difíciles desde que estoy en el fútbol”, así resume David Sierra todo lo sucedido en las últimas horas con Changui, que permanece consciente en la UCI del Hospital de Conxo y evoluciona de forma positiva tras haber estado muy grave el fin de semana debido a una fuerte infección. “No sabía que decirles a los jugadores. Si de mi dependiese no hubiéramos jugado, no tenía la cabeza para afrontar el partido”, dice Sierra, que todavía muy afectado agradece todas las muestras de ánimo que clubes y personas del fútbol gallego le hacen llegar las últimas horas a Changui y a toda la familia del Ribadumia.
Como director y gestor de un grupo humano, a Sierra le tocó este fin de semana pasar por momentos muy ingratos. “El viernes, durante la cena de la plantilla, reunimos a los jugadores y les dijimos la verdad”, recuerda todavía con un nudo en la garganta. “El domingo por la mañana no sabía que podía decirles en la charla, no tenía palabras. Nunca había pasado por esto. Recuerdo que hace años cuando jugaba en el Arosa y murió mi padre fui a Mallorca a buscarlo y lo enterramos en Asturias y a la vuelta decidí jugar contra el Cerceda, pero eso era diferente porque ahí gestionaba mis propias emociones”. El domingo Sierra estaba a punto de derrumbarse tras muchas horas de preocupación y sin dormir. “No estaba entero, era una sensación que no había tenido nunca”.
Fue entonces cuando llegaron por fin buenas noticias desde Santiago. Changui estaba consciente y su evolución era favorable. Cuando la plantilla se enteró, no hizo falta charla ya. Se conjuraron para ganar por su compañero. Y es que el boirense no es uno más. Es especial. Por trayectoria, por carisma y veteranía. “Fueron los jugadores los que me dieron energía a mí”, reconoce Sierra. “Fueron ellos los que sostuvieron el ánimo del equipo. Teníamos que demostrar que si él podía luchar como lo estaba haciendo, nosotros teníamos que hacer lo mismo en el campo”.
El Ribadumia ganó el partido. Es la primera vez desde que el pontevedrés entrena al equipo que gana tres seguidos. Aunque el fútbol fue lo de menos.