Veloso afronta la alta montaña con la baza de la crono

El ciclista vilagarciano Gustavo César Veloso se entrenó ayer en la jornada de descanso de la Volta a Portugal con la intención de afrontar el tramo final de la carrera con las máximas garantías de éxito.

Veloso afronta la alta montaña con la baza de la crono
Gustavo César Veloso llegando a meta en la quinta etapa de la que resultó vencedor  | efe
Gustavo César Veloso llegando a meta en la quinta etapa de la que resultó vencedor | efe

El ciclista vilagarciano Gustavo César Veloso se entrenó ayer en la jornada de descanso de la Volta a Portugal con la intención de afrontar el tramo final de la carrera con las máximas garantías de éxito. La situación no le favorece en este momento, ya que, al igual que el pasado año, su trabajo está condicionado debido a que tiene a su compañero de equipo, Raúl Alarcón, de líder en este momento.
Veloso destacó que todavía queda lo más duro de la prueba y que es preciso afrontar las etapas día a día a la espera de lo que dicte la carretra y las fuerzas de cada uno de los favoritos.
En este sentido, subrayó a los medios portugueses que para él lo más importante es que gane el equipo y que en este momento está supeditado a lo que haga Raúl Alarcón, de quien dijo que se encuentra en un momento de forma extraordinario.
Sus bazas de victoria pasan por aguantar en las etapas de montaña, hoy es una de ellas, pero sobre todo en la del lunes, que es la etapa reina de la Volta con seis puertos de montaña, uno de ellos de categoría especial y con final en uno de tercera.
De su papel en la penúltima tirada dependerán buena parte de sus opciones de llevarse la Grandissima una vez más y reafirmarse como el ciclista más en forma del pelotón portugués, ya que el final de la Volta llegará tras la disputa de una prueba contra el crono de poco más de veinte kilómetros en las que Gustavo César Veloso parte como uno de los favoritos. Sin embargo, debe llegar a ese día bien con el maillot amarillo o al menos con una desventaja asumible para que no le ocurra lo mismo que en la pasada edición en la que, si bien subió al podio, no pudo alzarse con el triunfo por unos pocos segundos.

Etapas decisivas
La etapa de hoy entre Lousada y Santo Tirso, con final en un puerto de segunda categoría en el Santuario de Nosa Senhora de Assunçao y de 161,9 kilómetros, se antoja importante, sobre todo después de la jornada de descanso.
La octava etapa podría decirse que es de transición con un previsible final al esprint y será la novena la que dicte sentencia entre los favoritos de la general. Serán 184,1 kilómetros entre Lousá y Guarda con seis puertos de montaña, de los cuales cuatro serán de tercera categoría, uno de cuarta y el de Torre, de categoría especial, aunque un poco lejos de la meta, que también será en alto con la subida a Guarda.
Del resultado de esa etapa se dirimirán los puestos de salida de la crono del día 15 en la que se decidirá quién será el campeón. Se trata de un recorrido relativamente llano de 20,3 kilómetros en el que el ciclista vilagarciano parte como uno de los favoritos, ya que se defiende bien en esta modalidad.
Veloso manifestó al término de cada una de las etapas que trataría de aprovechar sus bazas, pero antepondría al equipo antes que sus intereses personales, al igual que hizo el pasado año. l