• Miércoles, 23 de Agosto de 2017

Veloso crece en el tramo final

Antonio Barbio (Efapel) ha rematado en solitario la fuga del día y con ello se ha impuesto en los 162 Kilómetros que separaron Lousada y Santo Tirso (Santuario de Nuestra Señora de la Asunción) durante la séptima etapa de la Volta a Portugal.

Veloso crece en el tramo final
Los líderes de las diferentes clasificaciones al término de la etapa de ayer  | efe
Los líderes de las diferentes clasificaciones al término de la etapa de ayer | efe

Antonio Barbio (Efapel) ha rematado en solitario la fuga del día y con ello se ha impuesto en los 162 Kilómetros que separaron Lousada y Santo Tirso (Santuario de Nuestra Señora de la Asunción) durante la séptima etapa de la Volta a Portugal. Por su parte el líder Raúl Alarcón pasó otro día relativamente tranquilo, excepto al final, donde tuvo que emplearse a fondo para seguir la rueda de Gustavo César Veloso, que acabó segundo en la línea de meta, arañando una bonificación que le aúpa al cuarto puesto a 33 segundos de su compañero de equipo.
Con tres bonificaciones que recolectar en el camino, un grupo de 14 corredores -con Óscar Rodríguez del activo equipo Euskadi Murias entre ellos- hacía cabeza de carrera tempranamente: Mestre (W52), Barbio y del Pino (Efapel), Matías (LA Aluminios), de la Fuente (Louletano), Bibby (JLT Condor), Perry (Israel), Lavery (H&R), Hamelink (Metec), Parrinello (Ovini), Schelling (Vorarlberg), Backofen Dauner) y el veterano Rui Sousa (Radio Popular) completaron el grupo.
A falta de 65 kilómetros para la meta, trepando a Serra de Campelos (4°Cat.), la diferencia era sólo de tres minutos y alguna alarma hubo pues en la serranía cercana persistía una humarola, producto de uno de los incendios forestales que tienen en vilo a Portugal.
Tras cruzar la cima, Laverry saltó mientras el pelotón permitió una mayor diferencia. Ante la situación, el grupo aceleró, retomando al irlandés y en persecución quedó un trío conformado por Sousa, Mestre y Rodríguez.
W52 sólo se preocupó por Sousa, el más peligroso para la general, por lo cual dejó ir a más de 4’40” al grupo de punta. Con la victoria del día en cabeza, los ataques siguieron, siendo Barbio el más insistente. El de Efapel tomó una marcha en solitaria de 10 kilómetros, asumiendo la trepada final con bastante diferencia con sus perseguidores.
Ya nadie pudo hacer frente a la distancia que abrió el joven Barbio, quien ingresó a los últimos 1.000 metros de ascenso con un minuto de ventaja y coronó la victoria en el Santuario de N. Sra. de Assunçao.
Por su parte, el resto de la escapada fue alcanzada por los gallos, que se probaron tibiamente en la cota conclusiva. Veloso dio tiempo al grupo, cruzando segundo del día a 1:07 del vencedor. De Mateos completó el cajón.
La general continúa con Alarcón al fente, seguido por Nocentini a 24″, De Mateos a 30 y Veloso a 33.
Al término de la etapa y ante los micrófonos de la televisión portuguesa, Raúl Alarcón admitió que Gustavo César Veloso está cada día más fuerte y que sus opciones de victoria continúan estando intactas. “Gustavo está bien, se está viendo día a día y hoy (por ayer) bonificó”, al quedar de segundo.
Sobre sus posibilidades remarcó, al igual que hace siempre que tiene oportunidad el ciclista de Bamio, que lo importante es el equipo y que en este momento “estoy disfrutando mucho del maillot”.
Vicente de Mateos, otro de los favoritos en la general, admitió que la Volta está siendo muy dura y coincidió con Alarcón en manifestar que Veloso está muy fuerte. Hoy, los ciclistas afrontarán los ondulados 159.8Km que unirán Gondomar y Oliveira de Azeméis. l