Banco Santander confirma que eliminará las marcas Popular y Pastor

Banco Santander integrará “a todos los efectos” las marcas Popular y Pastor, aunque la dirección de la entidad todavía desconoce cuánto tiempo conllevará la integración, según informó UGT tras la reunión mantenida ayer con el banco.

Banco Santander confirma que eliminará las marcas Popular y Pastor
La dirección de Santander todavía desconoce cuánto tiempo tardará en realizar la integración | Albert Gea (reuters)
La dirección de Santander todavía desconoce cuánto tiempo tardará en realizar la integración | Albert Gea (reuters)

Banco Santander integrará “a todos los efectos” las marcas Popular y Pastor, aunque la dirección de la entidad todavía desconoce cuánto tiempo conllevará la integración, según informó UGT tras la reunión mantenida ayer con el banco. El responsable del sector financiero, de seguros y de oficinas de UGT, Roberto Tornamira, explicó que la dirección de la entidad no ha puesto sobre la mesa “ningún recorte” de plantilla y el sindicato confía en que se incorporen todos trabajadores de Popular en Santander.

El sindicato mantuvo en este encuentro que no existe “justificación” para “volver a procesos de ajuste de plantilla” a pesar de que se produzca la integración de Popular en Santander tras su compra. La dirección de la entidad presidida por Ana Botín se encuentra en estos momentos valorando con los reguladores (Banco de España y Comisión Nacional del Mercado de Valores) cómo realizar el traspaso de una marca bancaria a la otra, teniendo en cuenta que aún debe acometerse la ampliación de capital de unos 7.000 millones de euros que anunció la entidad tras la adquisición de Popular.

“Desde UGT estaremos vigilantes a todo el proceso, exigiendo que cumplan su compromiso de diálogo permanente con las organizaciones sindicales para garantizar los derechos y el empleo de los trabajadores”, señaló UGT.

Solvencia

La adquisición de Banco Popular por Santander tras el proceso de resolución de la entidad no afectará negativamente a la solvencia del banco cántabro, que mejorará significativamente su presencia en el mercado doméstico, salvo si la institución dirigida por Ana Botín tuviera que hacer mayores provisiones de las previstas o si el plan para deshacerse de los activos problemáticos del Popular progresara más lentamente de lo esperado, según Moody’s.

La agencia de calificación crediticia, que un día después de la compra de Popular confirmó todos los ratings de deuda de Santander al considerar que la transacción no afectará a la solvencia de la entidad cántabra, reconoce que la absorción del banco intervenido tendrá un impacto negativo sobre la calidad y rentabilidad del crédito de Santander, aunque subraya que “mejorará significativamente la presencia del banco en su mercado doméstico”, donde Santander será el mayor banco por préstamos y depósitos.

En este sentido, Moody’s señala que la fortaleza crediticia del Santander podría verse afectada negativamente si la entidad se ve forzada a asumir mayores provisiones de las esperadas para digerir los activos no productivos de Popular o en caso de que el plan del banco para desprenderse de los activos problemáticos de  Popular avance con mayor lentitud de la prevista.

“Otra potencial circunstancia que podría afectar negativamente a la solvencia de Santander es un aumento de las provisiones para afrontar costes por litigios relacionados con la emisión de derechos realizada por Banco Popular en junio de 2016”, señala. l