La huelga en Citroen de Vigo altera la producción en la fábrica

Los sindicatos destacaron el seguimiento “positivo” de la huelga en PSA Citroen de Vigo y pidieron a la empresa “diálogo” y “respeto” para los trabajadores.

La huelga en Citroen de Vigo altera la producción en la fábrica
Una lápida colocada enfrente de la fábrica viguesa de Citroen | Salvador Sas (efe)
Una lápida colocada enfrente de la fábrica viguesa de Citroen | Salvador Sas (efe)

Los sindicatos destacaron el seguimiento “positivo” de la huelga en PSA Citroen de Vigo y pidieron a la empresa “diálogo” y “respeto” para los trabajadores. El paro provocó un retraso en el arranque de la cadena de producción y su funcionamiento fue “anómalo”, según fuentes sindicales.

Fuentes de la empresa reconocieron ese retraso en la incorporación de los operarios por la acción de los piquetes, lo que provocó una “ligera” pérdida de producción, pero por lo demás destacaron que la situación en la factoría era de “normalidad”.

El representante sindical de CUT, Vítor Mariño, denunció que la empresa haya puesto “trabas y dificultades” para que la convocatoria de huelga de ayer “no tuviese éxito”. Por ello, indicó que en la mañana de ayer acudió la inspección de trabajo al centro, por lo que los representantes sindicales le pudieron comunicar todas las “incidencias” detectadas.

Sobre las incidencias que se produjeron ayer por la mañana, el representante de la CIG, Manuel Domínguez, denunció que empleados no vinculados a la línea productiva estaban ocupando puestos en la línea de producción, al igual que trabajadores que no tienen experiencia. También censuró que se haya sacado a empleados de otros departamentos para ocupar la línea de producción. A esto, añadió el representante de la CUT, se suman los trabajadores que la compañía “ha traído de otros centros de PSA” o incluso de “empresas subcontratadas”, así como los empleados que salieron de trabajar a las 22.00 horas para luego incorporarse, aseguró, a las 06.00 horas.

“La empresa ha hecho todo lo posible para garantizar que las líneas de producción fuesen ocupadas, el problema es de qué forma”, lamentó el representante de la CIG, quien volvió a hacer hincapié en que no se trataba de los trabajadores titulares.

Falta de respeto

Por ello, Manuel Domínguez cargó contra “la falta de respeto de la dirección”, que tomó la decisión de producir más furgonetas sin aumentar, explicó, el número de trabajadores en la línea de producción. Este hecho, denunció, supone “un perjuicio” para la “salud” de los empleados.

El representante de la CUT explicó que el trabajo en la fábrica no arrancó a las 06.00 horas de ayer y el de la CIG señaló que, a las 09.15 horas, la línea de montaje del sistema 1 acumulaba casi una hora de pérdida de producción. Este hecho, indicó Vítor Mariño, ocasionó que la empresa haya producido “70 coches menos” de los que debería, así como que los automóviles realizados tengan “deficiencias de calidad”, lo que los obliga, añadió, a ser retocados posteriormente.

Así las cosas, el representante de la CIG aseguró que las condiciones de trabajo de PSA Citroen Vigo se parecen más a las de “la antigua Citroen de los años 80”, a pesar de que la compañía, añadió, sea puntera en el ámbito tecnológico. Por todo ello, invitó a la compañía a que “reconsidere” su posicionamiento y su “inmovilismo” y se ponga a dialogar. l