JxCat y ERC pactan la Mesa del Parlament y siguen negociando la investidura

JxCat y ERC pactaron acudir al pleno de constitución del Parlament del día 17 con el fin de sumar los votos necesarios para formar una Mesa con mayoría independentista, explicaron fuentes de los dos partidos.

 

JxCat y ERC pactan la Mesa del Parlament y siguen negociando la investidura
Marta Rovira llega a un encuentro con los medios de comunicación | aec
Marta Rovira llega a un encuentro con los medios de comunicación | aec

JxCat y ERC pactaron acudir al pleno de constitución del Parlament del día 17 con el fin de sumar los votos necesarios para formar una Mesa con mayoría independentista, explicaron fuentes de los dos partidos.
El candidato de JxCat, Carles Puigdemont, y la número dos de ERC, Marta Rovira, así lo acordaron este martes en un encuentro en Bélgica, donde reside el expresidente de la Generalitat desde que el Parlament declaró la república a finales de octubre.
Este acuerdo pasa por que JxCat, ERC y la CUP sumen sus votos para conseguir la Presidencia del Parlament, para que cuatro de los siete miembros de la Mesa sean independentistas, lo que les garantiza el control del órgano rector de la Cámara.
Fuentes republicanas explican que el acuerdo fue posible porque Puigdemont descartó bloquear el primer pleno de la legislatura promoviendo la ausencia de sus diputados –algo que ERC no quería–; pero añaden que aún hay que negociar la vía para la investidura del presidente –se debe hacer en un pleno posterior–.

Setenta diputados
Los tres grupos independentistas suman 70 diputados, dos por encima la mayoría absoluta de 68, por lo que, en condiciones normales, no tendrían ningún problema para conseguir cuatro de los siete miembros de la Mesa.
Sin embargo, 8 de los 70 diputados están en circunstancias excepcionales: tres en la cárcel y cinco en Bruselas, así que está en el aire su presencia en el pleno del día 17 y, por tanto, también la mayoría soberanista.

Encarcelados
Para asegurar esta mayoría, a los independentistas les valdría con que los tres encarcelados obtuvieran el permiso para ir al pleno y que los cuatro exconsellers que están en Bélgica renunciaran al escaño –y fueran sustituidos por otros cuatro candidatos sin problemas con la justicia–.
En un principio se había anunciado que también había acuerdo para investir a Carles Puigdemont, pero ERC matizó luego que no está cerrado y que sigue estudiando si avala o no que el presidente cesado (JxCat) sea investido a distancia.

Por videoconferencia
Puigdemont propone a ERC una investidura telemática por videoconferencia o bien una investidura delegada, algo que los republicanos nunca han visto claro, por lo que han pedido más tiempo para estudiar esta opción.
La novedad ayer es que ERC ha trasladado a sus servicios jurídicos la propuesta de Puigdemont y que estudiará la “viabilidad” de una investidura a distancia.
Sobre la composición del Parlament, ni JxCat ni ERC han anunciado los nombres que proponen para formar parte de la Mesa ni si Carme Forcadell será de nuevo su candidata a presidir la cámara o se dará paso a otro.
ERC abogó ayer por centrar la negociación con JxCat en asegurar que la futura Mesa del Parlament tenga mayoría soberanista y dejar por ahora en un segundo plano la futura composición del Govern de la Generalitat.

Soberanía
Las mismas fuentes destacan que el partido apuesta por que Junqueras sea el representante de ERC con mayor cargo en el Govern –número dos tras el presidente–, y aseguran que no se les puso encima de la mesa por ahora que quien ostente esta condición sea la secretaria general del partido, Marta Rovira.
Esgrimen que es ERC quien decidirá los miembros del partido que compondrán el próximo Ejecutivo, y verían una “provocación” que fuera Puigdemont quien estableciese quién de ERC tiene que estar en el Govern y sea su número dos.
ERC reivindica su “soberanía” para decidir a quien propone para el próximo Ejecutivo, y recuerda que así se hizo en la composición del Govern de JxSí, en la que un parte fue decisión de la entonces activa CDC, y la otra la pusieron los republicanos.
El próximo número dos del Govern podría tener un peso más relevante que nunca ya que, si Puigdemont no regresa de Bélgica, de facto sería el principal representante del Ejecutivo catalán en Cataluña y, por lo tanto, el principal interlocutor con el Gobierno central.
Así, ERC insiste en que su apuesta pasa por Junqueras como miembro del Govern, pero admite que no puede rehuir las “limitaciones” que ahora existen sobre esta propuesta, ya que, debido a su encarcelamiento, no está claro ni que pueda asistir a los plenos de la Cámara.