El Gobierno admite que no está listo para un apocalipsis zombi

el Gobierno confiesa no tener preparado “ningún protocolo específico” para un posible ataque de zombis, aunque duda de que seres “muertos y resucitados por brujería” o que están “atontados”

El Gobierno admite que no está listo para un apocalipsis zombi
Una de las componentes de la “Zombie Walk” que cada año se celebra en Atenas | MICHALIS KARAGIANNIS (reuters)
Una de las componentes de la “Zombie Walk” que cada año se celebra en Atenas | MICHALIS KARAGIANNIS (reuters)

el Gobierno confiesa no tener preparado “ningún protocolo específico” para un posible ataque de zombis, aunque duda de que seres “muertos y resucitados por brujería” o que están “atontados”, según define la Real Academia (RAE), pudieran llegar a provocar un apocalipsis o el fin del mundo, ante el que “poco se puede hacer”.

En este tono respondió el Ejecutivo a la pregunta planteada por el senador de Compromís Carles Mulet, quien se interesó por los planes del Ejecutivo ante un ataque de esas características como forma de protesta por la tardanza del Gobierno, según denunció, en responder a sus preguntas. Mulet aseguraba que el Ejecutivo responde de forma genérica a muchas de sus cuestiones, sin aportar datos, y en buena parte de los casos lo hace además más allá de los 30 días de plazo en los que el Gobierno tiene obligación de contestar.

El senador registró entonces una pregunta sobre la causas de este retraso y sobre los planes del Gobierno ante un posible apocalipsis zombi. En su respuesta, el Ejecutivo se explaya, tira de diccionario y de un tono jocoso para escribir a Mulet. Así, le indica que ante el “fin del mundo” que supondría un apocalipsis poco se puede hacer, por lo que no existen “protocolos específicos para dicha eventualidad”. Pero que si el desastre se queda en “situación catastrófica”, agrega, sí está prevista la prevención de emergencias y un órgano encargado del seguimiento de situaciones críticas, el Consejo de Seguridad Nacional. En cuanto a que el apocalipsis esté provocado por zombis, el Gobierno recurre de nuevo a la RAE para señalar que con ese nombre se define a seres “muertos y reanimados por arte de brujería” o “atontados”, y concluye que ve poco probable que puedan llegar a protagonizar una situación así.

Con todo, el senador de Compromís ha decidido insistir en sus preguntas al Gobierno sobre los riesgos de un apocalipsis zombi y, una vez que el Ejecutivo le ha respondido a su primera pregunta, ha vuelto a registrar varias iniciativas para informarse de cómo está seguro el Gobierno de que poco se podría hacer ante una catástrofe de estas características.

Ahora pregunta al Gobierno qué informes le hacen afirmar que poco se puede hacer ante el fin del mundo y qué tipo de emergencias contemplan los protocolos que existen de Seguridad Nacional. Y recordando, como hace el Ejecutivo, que zombi define a un ser “atontado, que se comporta como un autómata”, pregunta Carles Mulet cómo sabe que “todos los atontados o autómatas existentes no pueden conducir a un apocalipsis”. Y añade el senador: “¿A partir de qué número de atontados o autómatas ha valorado el Gobierno que se llegaría a una situación de apocalipsis?”.