Un gran manto de lirios brota en una laguna de Paraguay

El agua de una laguna cercana al río Paraguay en la localidad de Limpio, a 30 kilómetros al norte de Asunción se cubrió de un manto verdoso de lirios. Así, se ha convertido estos días en un repentino

 

Un gran manto de lirios brota en una laguna de Paraguay
Unos turistas navegan junto a las plantas acuáticas en la laguna cercana a la localidad paraguaya de Limpio | andrés cristaldo (efe)
Unos turistas navegan junto a las plantas acuáticas en la laguna cercana a la localidad paraguaya de Limpio | andrés cristaldo (efe)

El agua de una laguna cercana al río Paraguay en la localidad de Limpio, a 30 kilómetros al norte de Asunción se cubrió de un manto verdoso de lirios. Así, se ha convertido estos días en un repentino reclamo turístico para miles de personas que acudieron a presenciar esta maravilla natural.
Este brote de nenúfares circulares de hasta dos metros de diámetro, de la especie victoria amazónica o regia, solo aparece con este esplendor cada tres o cuatro años, según los vecinos de la zona. Es por ese motivo que los pescadores de la zona, que habitualmente se dedican a la pesca del surubí en las aguas del aledaño río Paraguay, dejaron de lado las cañas y las redes para convertirse en barqueros que por 10.000 guaraníes (1,4 euros) por pasajero recorren las aguas plagadas de lirios en botes de madera.
El ir y venir de coches por el arenoso camino que lleva hasta la orilla de la laguna del barrio de Piquete Cué es directamente proporcional al arribo y partida de botes a remo por el canal que lleva hasta el interior de la laguna. El Yacaré Yrupé (canasto de caimán, en idioma guaraní), como es conocida la planta acuática entre los lugareños, se encuentra agrupado en una balsa de agua mansa rodeada de juncos, de una extensión de tres hectáreas, en la que los visitantes navegan despacio en los botes. Los habitantes de la zona llaman así a esta planta por su rugosidad y color verde, semejante a la piel de un cocodrilo, que parece flotar sobre el agua, aunque realmente tiene una raíz espinosa que se sumerge hasta el fondo de la laguna.

Los nenúfares se extienden unos junto a otros creando un manto verde que apenas deja ver el agua y de los que en ocasiones brotan sus flores blancas. La creencia popular, según explicó Pablo Lucerna, un pescador local de 44 años que ahora organiza algunos botes para los viajes, dice que la planta tiene propiedades médicas para curar problemas de asma y respiratorios si se seca y se mezcla con agua para hacer una infusión.
Lucerna afirmó que, desde que él era pequeño, su madre le daba este remedio yuyo (planta medicinal) cuando tenía problemas respiratorios. Esta creencia popular supuso el pasado fin de semana, cuando el lugar se llenó por primera vez de visitantes, el corte de algunos de estos lirios para usarlos como planta medicinal, una situación que provocó la intervención de las autoridades para evitar estropear este reclamo natural.
“La gente no sabía y por eso es que se lo llevaban. Después vino la Jefatura (de la Prefectura Naval), la Policía y nadie no tocó más ni una flor. Esto es un mes o dos meses lo que dura y después ya se marchita otra vez”, dijo Lucerna.