La vida extraterrestre es “realmente posible” según unos científicos

Es “realmente posible” que haya vida extraterrestre, según determinó un grupo internacional de científicos, después de hallar agua líquida, hidrocarburos y aminoácidos en dos meteoritos que se estrellaron en la Tierra en 1998, según un estudio publicado esta semana en la revista Science Advances.

 

La vida extraterrestre es “realmente posible” según unos científicos
La investigación encontró evidencia del posible origen de los meteoritos caídos en 1998 | aec
La investigación encontró evidencia del posible origen de los meteoritos caídos en 1998 | aec

Es “realmente posible” que haya vida extraterrestre, según determinó un grupo internacional de científicos, después de hallar agua líquida, hidrocarburos y aminoácidos en dos meteoritos que se estrellaron en la Tierra en 1998, según un estudio publicado esta semana en la revista Science Advances.
“Todo lleva a la conclusión de que el origen de la vida es realmente posible en otros lugares”, aseguró la autora principal del informe, Queenie Chan, de la Universidad Abierta del Reino Unido. La investigadora explicó que esta es la primera vez que se encuentra materia orgánica abundante que es “realmente crucial” para el origen de la vida y compuestos orgánicos complejos en el espacio. “Hay una gran variedad de compuestos orgánicos dentro de estos meteoritos, incluido un tipo muy primitivo de compuestos orgánicos que probablemente representan la composición orgánica del sistema solar inicial”, añadió Chan.
El estudio detallado sobre la composición química de dos meteoritos que cayeron a la Tierra en 1998 reveló que ambos contienen tanto agua líquida como hidrocarburos y aminoácidos, ingredientes para la vida. La investigación proporciona la primera exploración química integral de materia orgánica y agua líquida en cristales de sal encontrados en meteoritos que impactan en la Tierra. La estructura de diminutos cristales de sal azul y púrpura encontrados en estos meteoritos fue analizada con rayos X en el Laboratorio Nacional Lawrence Berkeley, situado en Berkeley (California).
Además, el estudio se adentra en la narrativa de la historia temprana de nuestro sistema solar y la geología de los asteroides, a la vez que presenta “nuevas” posibilidades para la existencia de vida en otras partes del Universo. La investigación también encontró evidencia del posible origen de ambos meteoritos: el planeta enano Ceres y el asteroide Hebe, fuente importante de meteoritos que caen en la Tierra. “En combinación con otras pruebas, los resultados respaldan la idea de que la materia orgánica se originó a partir de un organismo matriz rico en agua o que había sido rico en agua: un mundo oceánico en el sistema solar primitivo, posiblemente Ceres”, sentenció Yoko Kebukawa, profesora de la Universidad de Yokohama (Japón).
Además, esta misma semana un equipo internacional de astrónomos detectó la presencia en el espacio de moléculas orgánicas que huelen a almendra, conocidas como benzonitrilo, según un estudio divulgado por la revista especializada Science. “Este hallazgo marca la primera vez que una molécula aromática específica ha sido identificada en el espacio usando la espectroscopia de radio”, aseguró el investigador, Brett McGuire.