Feijóo apela a la unión con Portugal en su declaración como “ciudadano de Oporto”

El presidente de la Xunta de Galicia, Alberto Nuñez Feijóo, fue condecorado ayer con la medalla de honor de Oporto, la máxima distinción de la segunda ciudad portuguesa, por su contribución a las relaciones entre Galicia y el norte de Portugal.

Feijóo apela a la unión con Portugal en su declaración como “ciudadano de Oporto”
El presidente de la Xunta recibe la máxima condecoración de la ciudad de Oporto | ESTELA SILVA (efe)
El presidente de la Xunta recibe la máxima condecoración de la ciudad de Oporto | ESTELA SILVA (efe)

El presidente de la Xunta de Galicia, Alberto Nuñez Feijóo, fue condecorado ayer con la medalla de honor de Oporto, la máxima distinción de la segunda ciudad portuguesa, por su contribución a las relaciones entre Galicia y el norte de Portugal.

Este galardón “le confiere el título de ciudadano de Oporto”, dijo el alcalde de la ciudad norteña portuguesa, el independiente Rui Moreira, anfitrión y encargado de honrar a su invitado.

Tras la entrega de la medalla de manos del regidor, Nuñez Feijóo tomó la palabra para subrayar que entre Galicia y el norte portugués “hay una estrecha relación, consolidada en las últimas décadas y que hay que renovar y actualizar constantemente”.

Esta condecoración, añadió, es un “incentivo” para seguir profundizando los lazos entre las dos regiones. El presidente autonómico destacó además que Galicia y el norte de Portugal tienen “un compromiso para potenciar mecanismos de cooperación “ en Europa, en el ámbito transfronterizo y en Latinoamérica.

Brexit y cooperación

Recordó asimismo el momento complicado que se vive en Europa debido a la salida del Reino Unido, el Brexit, y resaltó que precisamente ahora “hay que defender la unión al máximo”.

Por ello, la eurorregión Galicia-norte de Portugal “debe seguir ganando centralidad en Europa”, mediante el refuerzo de la cooperación en todo el territorio en materia de educación, economía, cultura e institucional, dijo. De cara al futuro, Feijóo afirmó que las relaciones deben avanzar con la base de “la competitividad leal y la cooperación honesta”.

Así, apeló a reforzar las relaciones logísticas, turísticas, tecnológicas y de transporte entre Galicia y el norte de Portugal para incentivar el crecimiento de ambas regiones. “Si hacemos un polo logístico, de transporte, turístico, de tecnología y de innovación entre la región norte de Portugal y Galicia, todos vamos a seguir ganando”, dijo durante su visita oficial a la ciudad lusa.

“Sin la colaboración transfronteriza la región no sería la misma. Somos un único territorio. Tenemos una frontera inexistente porque hicimos infraestructuras que vertebran los diferentes pueblos de Portugal y de Galicia”, incidió.

En ese sentido, destacó los 90 millones de euros destinados a la cooperación transfronteriza que acaba de recibir la eurorregión de Galicia y del Norte de Portugal del programa europeo Interreg.

La ceremonia, celebrada en la sede del ayuntamiento, fue el primer acto destacado de la agenda de la visita que el presidente gallego realizó ayer a Oporto, a invitación de Moreira.

Tecnología y Universidad

Por la tarde el mandatario gallego visitó el Parque de Ciencia y Tecnología y el Instituto de Investigación e Innovación en Salud, I3S, de la Universidad de Oporto –que colabora, entre otros centros, con las universidades de Santiago y Vigo–, donde comprobó las líneas de colaboración en investigación y desarrollo tecnológico e innovación entre instituciones gallegas y lusas. Así, pudo conocer de cerca los proyectos y líneas de investigación de ambos centros de la mano del rector de la Universidad de Oporto, Sebastião Feyo, que acompañó la visita. El presidente autonómico también vio los trabajos de los alumnos de la Universidad, entre los que hay algunos españoles.

Feijóo también pasó por la plaza de Galicia de Oporto para depositar una corona de flores en la estatua de la poetisa Rosalía de Castro y visitó la exposición del pintor catalán Joan Miró, exhibida en la Casa de Serralves. El viaje concluyó con una cena de la Asociación Comercial de Oporto en el Palacio de la Bolsa. l