• Jueves, 23 de Noviembre de 2017

El adjudicatario de la obra en Beiramar se suma a la denuncia por el robo de la excavadora

El adjudicatario de las obras en Beiramar, Carlos Pérez, se sumará el próximo lunes a la denuncia registrada en la Guardia Civil por el robo de la excavadora. “Los trabajos se ralentizaron porque durante el viernes

El adjudicatario de la obra en Beiramar se suma a la denuncia por el robo de la excavadora
El adjudicatario de la obra durante la visita del alcalde a los trabajos en Beiramar | d.a.
El adjudicatario de la obra durante la visita del alcalde a los trabajos en Beiramar | d.a.

El adjudicatario de las obras en Beiramar, Carlos Pérez, se sumará el próximo lunes a la denuncia registrada en la Guardia Civil por el robo de la excavadora. “Los trabajos se ralentizaron porque durante el viernes solo pudo trabajar una excavadora. Nuestro retraso afectó a un restaurante que no pudo abrir en todo el día", advierte el adjudicatario de la obra, Carlos Pérez.
Unos perjuicios que se sumarán a la denuncia tramitada por el propietario de la excavadora que hasta el momento sigue en paradero desconocido.
De hecho, los operarios trabajaron ayer por la mañana en la zona para recuperar el tiempo atrasado y el lunes se incorporará una nueva excavadora a la obra de Beiramar.
Las pesquisas de la Guardia Civil avanzan sobre todo tras las declaraciones de varios testigos que el jueves por la noche, en torno a las 22:30 horas, sitúan a un conocido empresario de un municipio vecino junto a otros dos hombres en el lugar con un camión en el que, presuntamente, cargó la excavadora y se la llevó a un lugar desconocido.

La máquina retroexcavadora de 4.500 kilogramos de peso y marca Takeuchi TB 145 tiene un precio en el mercado de aproximadamente 20.000 euros. Además en el interior tenía un martillo y elementos de la propia excavadora que podría ampliar esta valoración.
Un suceso singular, que según los testigos que presenciaron la salida de la excavadora de la zona vallada de las obras, se realizó sin ningún tipo sigilo y sin ocultarse.
Un comportamiento que todavía llama más la atención en pleno centro del municipio meco.