• Viernes, 24 de Noviembre de 2017

Arranca la retirada de la duna y la excavación del dolmen de O Areoso

Los arqueólogos desembarcaron por fin ayer en el islote de O Areoso (A Illa de Arousa) para comenzar la esperada excavación de la Mámoa 4, el mayor dolmen de los conservados. La intervención se demoró algo más de lo previsto

Arranca la retirada de la duna y la excavación del dolmen de O Areoso
Los trabajos en la Mámoa 4 comenzaron ayer, financiados por la Consellería de Cultura | cedida
Los trabajos en la Mámoa 4 comenzaron ayer, financiados por la Consellería de Cultura | cedida

Los arqueólogos desembarcaron por fin ayer en el islote de O Areoso (A Illa de Arousa) para comenzar la esperada excavación de la Mámoa 4, el mayor dolmen de los conservados. La intervención se demoró algo más de lo previsto inicialmente ante la necesidad de esperar a que un ave protegida, el ostrero euroasiático o gabita, terminase su periodo de cría en la zona.
La Consellería de Cultura financia estos trabajos, adjudicados por 70.206,15 euros a la empresa Tomos Conservación Restauración SL y que se centrará en sacar a la luz el contenido aún virgen del dolmen, cubierto parcialmente por una duna en retracción cuya erosión ha sacado las rocas a la luz siglos después.
De esta forma, desde Cultura indicaban ayer que los trabajos incluirán la retirada de la duna, preservando la vegetación que la corona para su posterior reposición. Una vez con acceso al dolmen, se excavará tanto este como su entorno inmediato, en la espera de poder hallar restos biológicos del túmulo megalítico que serían únicos y que podrían haberse conservado gracias al ambiente salino y a la preservación de la construcción bajo la arena.
Además, se harán más prospecciones y sondeos en la zona intermareal del islote, en busca de materiales y nuevas estructuras arqueológicas. Todo ello incluirá la toma de muestras para su posterior análisis en laboratorio y un registro de la intervención con levantamiento topográfico, ortofotografía y dibujo arqueológico a escala.
Preservación y divulgación
Una vez completada la excavación, se reintegrarán los materiales extraídos en la zona, tanto la tierra y la arena como la vegetación, buscando crear un sistema que permita demorar lo máximo posible la erosión del conjunto, especialmente por efecto del mar. Está previsto dejar a la vista la parte superior de la cámara del dolmen. Posteriormente, se lanzarán acciones de divulgación sobre los hallazgos y conclusiones de esta intervención, explicaban ayer.
En las labores previas a esta excavación, en 2016, se realizaron en el islote trabajos de documentación geométrica y de georeferencia, además del registro de la situación previa del dolmen. El equipo también hizo pequeñas catas entonces, descubriendo una nueva cista o estructura circular con piedras en el istmo que une las dos partes en que ha quedado dividida la isla, además de cerámicas y huesos. l