• Martes, 12 de Diciembre de 2017

CAMBADOS.- As Saíñas de Castrelo, nueva sede y nuevos propósitos

La Asociación Mulleres Rurais As Saíñas de Castrelo inició este 2017 con muy bien pie, estrenando sede y nuevos propósitos y proyectos que redundarán en la calidad de vida de sus socias y del resto la parroquia e incluso más allá.

CAMBADOS.- As Saíñas de Castrelo, nueva sede y nuevos propósitos
El corte de cinta de la Andaina del año pasado que contó con el actor Luis Zahera como padrino	g. salgado
El corte de cinta de la Andaina del año pasado que contó con el actor Luis Zahera como padrino g. salgado

La Asociación Mulleres Rurais As Saíñas de Castrelo inició este 2017 con muy bien pie, estrenando sede y nuevos propósitos y proyectos que redundarán en la calidad de vida de sus socias y del resto la parroquia e incluso más allá. Y es que desde hace tres años traspasan fronteras con iniciativas como la Andaina Saudable e Solidaria, que este año se dedicarán a la lucha contra la leucemia. 
Históricamente vienen colaborando con su amiga Merchi Álvarez en la recaudación de fondos contra la Atrofia Muscular Espinal (AME), pero en esta edición quieren dirigir sus esfuerzos y los de los vecinos que cada año acuden, hacia otros proyectos que también precisan de todo el apoyo económico y social posible. Además, como en anteriores, no faltará un padrino de lujo para dar más visibilidad a la causa. 
Todo ello se organiza ahora desde la antigua escuela de A Balada. Anteriormente compartían la casa de la cultura con el resto de asociaciones de Castrelo, sin embargo, se les empezaba a quedar pequeña. Y es que exitosos son sus talleres de manualidades, sus sesiones de zumba y un largo de etcétera de actividades que pone en marcha a lo largo del año para que sus socias disfruten de su tiempo libre de la mejor forma posible, pero la directiva, capitaneada por Leonor Muñiz, aún quiere ir más allá. De hecho, ya están pensando en modificaciones de la nueva sede y la introducción de elementos como una pequeña cocina y otros recursos y mobiliario que sus propias socias van aportando porque los tienen en casa en desuso o por gusto, como un original paragüero realizado en una de las clases de manualidades. 
Para muchas de ellas A Balada tiene además un sentido muy especial pues allí recibieron la primera formación académica de sus vidas y aún mantienen vivo el recuerdo de profesoras y grandes momentos. 
A día de hoy, la entidad está más cerca de las 200 socias que de las 100 y no deja de ser un vivo homenaje a las mujeres de Castrelo, de ayer y de hoy. Así, no es de extrañar que el Día de la Madre sea también un momento muy especial y famosa es ya su cesta de regalos que contiene lo inimaginable. La de este año está valorada en más de 1.000 euros y ya han puesto a la venta las rifas, y a ver a quien le toca, aunque suerte ya tiene Castrelo de contar con ellas.