• Martes, 21 de Noviembre de 2017

La centolla y el buey regresan a las lonjas arousanas tras casi cinco meses de veda

La campaña extractiva de la centolla y buey de arranca hoy en las lonjas arousanas con gran expectación. La campaña de este crustáceo se prolongará hasta el inicio de la veda que se fijará a través del correspondiente Plan de Gestión

La centolla y el buey regresan a las lonjas arousanas tras casi cinco meses de veda

La campaña extractiva de la centolla y buey de arranca hoy en las lonjas arousanas con gran expectación. La campaña de este crustáceo se prolongará hasta el inicio de la veda que se fijará a través del correspondiente Plan de Gestión. La cuota máxima de captura de cada una de estas especies será de 35 kilos por barco y día, al que se añadirán 35 kilos por día por cada tripulante a bordo. Podrán participar en la campaña todas las embarcaciones con artes menores y con puerto base en esta comunidad, así como aquellas que teniendo el puerto base en otras tengan permisos especiales de pesca para faenar en estas aguas.
La Consellería do Mar recordó ayer en un comunicado que llevó a cabo una serie de operativos en las últimas semanas para vigilar la extracción ilegal de centolla en las fechas previas a la apertura de la veda.
Estas actuaciones dieron como resultado el comiso de más de dos toneladas y media de pescado y marisco, de las cuales casi una tonelada y media era de centolla. A mayores, se requisaron 538 aparejos de pesca y 1.150 metros de aparejos de enmalle.
En las áreas que van de A Guarda hasta Cabo Corrubedo (en la provincia de Pontevedra) y de Cabo Corrubedo hasta Cabo Estaca de Bares (en la de A Coruña), la flota con puerto base en estas zonas y que se dedica a la extracción de estas especies pudieron calar los aparejos a partir de las doce de la noche, pero las especies no llegarán a la lonja hasta hoy por la tarde.
En O Grove, uno de los referentes en la captura de la centolla está previsto que participen en esta campaña unos setenta barcos y se ha aumentado a 10 euros el precio mínimo por kilogramo.
En Cambados, no se ha fijado precio mínimo, pero el crustáceo nunca baja de 6 euros el kilo.
Los profesionales del mar confían en que sea una buena campaña de centolla y que se cumpla el refrán: “Mal año de pulpo, buen año de centolla”.