Comienza la veda de la centolla tras una campaña de 39.000 kilos vendidos en la lonja meca

La veda de la centolla y del buey de mar en la parte litoral que va desde A Guarda hasta Cabo Corrubedo (en la provincia de Pontevedra) y de Cabo Corrubedo hasta Cabo Estaca de Bares (en la provincia de A Coruña) comienza hoy y se extenderá hasta el próximo 12 de noviembre.

Comienza la veda de la centolla tras una campaña de 39.000 kilos vendidos en la lonja meca
La lonja de O Grove es un referente en la venta de este crustáceo| g. salgado
La lonja de O Grove es un referente en la venta de este crustáceo| g. salgado

La veda de la centolla y del buey de mar en la parte litoral que va desde A Guarda hasta Cabo Corrubedo (en la provincia de Pontevedra) y de Cabo Corrubedo hasta Cabo Estaca de Bares (en la provincia de A Coruña) comienza hoy y se extenderá hasta el próximo 12 de noviembre. La campaña finaliza con 39.000 kilos de centolla comercializados en la lonja meca y con una facturación de 736.000 euros
Según ha informado la Xunta, en la zona comprendida entre Cabo Estaca de Bares hasta el Río Eo, incluyendo la Ría del Barqueiro (en la provincia de Lugo), la veda comenzará el 1 de julio y terminará el próximo 3 de diciembre.
Así lo especifica la resolución por la que se aprueba el plan de gestión de estas especies para la campaña 2017-2018, que establece el período de veda para este año en las provincias de A Coruña y Pontevedra desde las 00,00 horas del sábado, 17 de junio, hasta las 00,00 horas del domingo, 12 de noviembre.
El período de veda significa que queda “expresamente prohibida” la captura de estas especies para todas las embarcaciones con artes menores y con puerto base en la Comunidad y también para aquellas que, teniendo puerto base en otras comunidades, tengan permisos especiales de pesca para faenar en aguas gallegas.
La veda es una de las medidas que contribuye a aumentar la biomasa y la regular a pesquería de la centolla y del buey con el fin de ajustar la gestión pesquera al ciclo de vida de la especie y así proteger su reproducción y contribuir a una explotación más sostenible. l