Comprometen la legalización en 2018 de la Pousada de Ribadumia

La Diputación de Pontevedra ha asumido el compromiso de cerrar y terminar las obras necesarias para la legalización de la Pousada de Ribadumia en este 2018. Para ello, el ente provincial movilizará una inversión próxima al medio millón de euros.

Comprometen la legalización en 2018 de la Pousada de Ribadumia
El diputado David Regades se reunió ayer con miembros del tripartito | cedida
El diputado David Regades se reunió ayer con miembros del tripartito | cedida

La Diputación de Pontevedra ha asumido el compromiso de cerrar y terminar las obras necesarias para la legalización de la Pousada de Ribadumia en este 2018. Para ello, el ente provincial movilizará una inversión próxima al medio millón de euros.
Así lo anunció ayer el Concello, tras una reunión del alcalde, David Castro, y otros miembros del tripartito con el diputado provincial David Regades. Desde la administración municipal indicaron que queda por delante para poder solventar la situación del establecimiento la ejecución de obras de urbanización en la zona de Santa Eulalia, así como “o impulso final para o remate” del propio edificio.

El agua frente al ORAL
Otro de los asuntos abordados durante la reunión, celebrada en la localidad, fue la intención del Concello en retomar la gestión directa de la recaudación de impuestos, actualmente delegada el ORAL de la Diputación. La decisión se tomó tras la polémica de los recibos del agua con lecturas acumuladas y recibos inflados que provocaron malestar vecinal y crítica política.
El tripartito insistió ayer en que el Ayuntamiento recuperará la explotación directa de esta competencia recaudatoria, lo que supondrá un control municipal sobre él y “un aforro duns 70.000 euros” al año, “en beneficio dos veciños”. La Diputación mostró su “plena disposición” a revocar los convenios existentes en esta materia para facilitar la recuperación del servicio por el Concello. De hecho, será uno de los puntos del próximo Pleno provincial. El Ayuntamiento anunció que arrancará su servicio recaudatorio para el ejercicio fiscal de 2018.
El próximo paso será reunir a técnicos municipales con los del ORAL para cerrar los detalles.