• Miércoles, 20 de Septiembre de 2017

El condenado por un robo en un bar de San Vicente dice que era para devolver el botín de otro

La Audiencia Provincial de Pontevedra desestima el recurso interpuesto por el condenado por un robo con fuerza en un bar de San Vicente en 2014.

El condenado por un robo en un bar de San Vicente dice que era para devolver el botín de otro
La Audiencia Provincial ratifica la sentencia del Juzgado de lo Penal | d.a.
La Audiencia Provincial ratifica la sentencia del Juzgado de lo Penal | d.a.

La Audiencia Provincial de Pontevedra desestima el recurso interpuesto por el condenado por un robo con fuerza en un bar de San Vicente en 2014. El hombre se enfrenta a una pena de un año de cárcel y una indemnización después de que el juez considere probado que el hombre rompió la ventana para acceder al interior del local y sustraer 50 euros tras hallar sus huellas dactilares en la ventana.  “A obtención, práctica e ratificación da proba pericial consistente na inspección ocular da que se tiraron as impresións dixitais encontradas no cristal”, incide en juez en el fallo de la sentencia.
interior da fiestra fracturada nunca foi cuestionadaY es que el condenado reconoce en su recurso haber estado en el interior del bar de San Vicente, pero que en ningún caso fue para robar sino para devolver el marisco que otro al que denomina “O Palillo” había sustraído minutos antes. Una versión que el juez asegura que “non resiste a  máis mínima crítica” y que  resulta “incrible, inaceptable e pouco serio”.
En respuesta al recurso interpuesto a la sentencia del Juzgado de los Penal de Pontevedra, el jueza de la Audiencia Provincial señala que “o único certo é que as súas pegadas dactilares apareceron no cristal da fiestra fracturada para pdoer entrar no interior do local a través das dependencias de usos exclusivo do seu persoal de traballo que non da súa clientela”.
El juez incide en la inverosimilitud de la versión del condenado. Que o recorrente alegue que entrou no local con aquel pretendido loable e altruísta obxectivo de devolver ao seu interior uns mariscos roubados por outra persoa, da cal, por certo, nada máis se soubo, e que por iso se apoiou na ventá non deixa de amosar como autenticamente incrible e dificilmente explicable que xusto se apoiase no bordo do cristal fracturado”.