• Miércoles, 13 de Diciembre de 2017

El cuatripartito rompe la unidad de voto y voz en Pleno y ahonda su cisma

Si quedaba alguna duda de que el gobierno de Cambados está roto, se disipó en el Pleno de anoche. Los cuatro grupos que lo integran defendieron sus opiniones de manera independiente

El cuatripartito rompe la unidad de voto y voz en Pleno y ahonda su cisma
Abal Varela cambió ayer de asiento, alejándose de Charlín, con quien mantiene las desavenencias | gonzalo salgado
Abal Varela cambió ayer de asiento, alejándose de Charlín, con quien mantiene las desavenencias | gonzalo salgado

Si quedaba alguna duda de que el gobierno de Cambados está roto, se disipó en el Pleno de anoche. Los cuatro grupos que lo integran defendieron sus opiniones de manera independiente y votaron en consonancia: Por separado. Se rompe así la dinámica habitual en lo que va de mandato, en el que era el portavoz, Xurxo Charlín, quien normalmente defendía una única posición de gobierno, respetando todos los grupos la unidad y disciplina de voto.
Ayer no fue así, ya desde el inicio. Presentaba el PP una moción en apoyo de los Cuerpos de Seguridad por el “acoso” sufrido en Cataluña. Así lo defendían los conservadores y la novedad llegó cuando Luis Aragunde concluyó su intervención. La alcaldesa, la socialista Fátima Abal, aclaró que en cumplimiento de la normativa municipal en vigor daría voz a todos los grupos con representación, de menos a más concejales.
Y así daba paso a un nuevo proceder plenario del gobierno en el mandato que le tocó inaugurar, justamente, a José Ramón Abal (Pode). El edil más crítico con el virtual portavoz, Xurxo Charlín, llegó a cambiar su asiento en la Corporación, distanciándose del edil de Somos. Ubicado entre las filas de PSOE y BNG defendió el texto del PP sobre el apoyo a la Policía y Guardia Civil, refrendando sin fisuras el texto popular que, no obstante, pronto encontró diferencias de criterio entre los aún compañeros de gobierno.
Diferentes posiciones
El líder de Somos, Tino Cordal, tomó la palabra, con lo que se confirmó la paradoja de que el todavía portavoz de gobierno, Xurxo Charlín, fue de los pocos ayer que no tomó la palabra en el ejecutivo. Cordal anunció una abstención que también terminaron secundando BNG y PSOE. Por todo ello, el PP se llevó el gato al agua y su texto salió adelante.
El resto de puntos siguió una dinámica similar, al menos hasta el cierre de esta edición: Votos por separado, argumentos enfrentados y el PP sacando rédito que se tradujo, por ejemplo, en el rechazo de una moción de Somos contra la propuesta de ley autonómica de Iniciativas Empresariales. En ella, aunque Abal Varela se abstuvo, bastó esto y la ausencia de la socialista Mila Martínez, para que los votos del PP prosperasen. Abal Varela, además, desacreditó el texto de Somos al considerarlo escasamente argumentado, partidista y poco relacionado con Cambados. Sí hubo unanimidad del tetrapartito en un texto contra la violencia de género.
La voz única de gobierno dio paso ayer a una intervención coral de partidos que recuerda a la música de una precampaña. l