Da positivo en alcohol y drogas tras huir de Tráfico con el carné retirado

Efectivos de Tráfico de la Guardia Civil de Pontevedra investigan a un vecino de Ribadumia por un presunto delito contra la seguridad vial, tras darse a la fuga de un control y ser posteriormente interceptado sin carné y con pruebas de alcohol y drogas con resultado positivo.

Da positivo en alcohol y drogas tras huir de Tráfico con el carné retirado
El vehículo implicado chocó contra el poste de una señal, momento en que se interceptó al ocupante | g. c.
El vehículo implicado chocó contra el poste de una señal, momento en que se interceptó al ocupante | g. c.

Efectivos de Tráfico de la Guardia Civil de Pontevedra investigan a un vecino de Ribadumia por un presunto delito contra la seguridad vial, tras darse a la fuga de un control y ser posteriormente interceptado sin carné y con pruebas de alcohol y drogas con resultado positivo.
El suceso tuvo lugar a primera hora del día de Reyes, sobre las 8:30 horas de la mañana, en la carretera PO-531, a la altura de la parroquia vilanovesa de Baión.
Allí, los agentes de Tráfico habían instalado un control de velocidad por radar. Este dispositivo detectó un turismo Skoda-Octavia que circulaba a 81 kilómetros por hora en un tramo limitado a 50. De esta forma, unos metros más adelante, los agentes dieron el alto al conductor de este coche.
 

A la fuga
No obstante, el piloto desobedeció la orden y se dio a la fuga, emprendiendo la huida, en la que llegó a rodear una rotonda por su lado izquierdo.
Momentos después, “posiblemente debido al exceso de velocidad”, indican desde la Guardia Civil, el turismo sufrió una aparatosa salida de vía, colisionando de forma frontal contra una señal de tráfico, con daños de importancia.

La patrulla de Tráfico procedió entonces a la identificación del conductor, constando, primero, que circulaba sin hacer uso del obligatorio cinturón de seguridad. Además, pudieron comprobar que tenía vigente una suspensión judicial del permiso de conducir, por una anterior conducción etílica. A mayores, dio positivo en las pruebas de detección de alcohol y drogas.
Por todo ello, el ribadumiense fue investigado como presunto autor del citado delito contra la seguridad vial, del que podría derivar una pena de prisión de tres a seis meses, multa de seis a doce meses o bien trabajos en beneficio de la comunidad de treinta y uno a noventa días.
En cualquier caso, de confirmarse el presunto ilícito, el investigado se podría enfrentar a la privación del derecho a conducir vehículos a motor y ciclomotores por entre uno y cuatro años.
Las diligencias ya fueron entregadas por los agentes al Juzgado de Instrucción número 2 de Caldas de Reis, que se ha hecho cargo del caso y que seguirá ahora el procedimiento habitual.