• Martes, 21 de Noviembre de 2017

Fe en la abogada de los imposibles

La historia que se encuentra detrás de Santa Rita de Casio la convierte en una de las mártires más veneradas. No en vano, la llaman abogada de los imposibles y es a ella a quien los fieles le hacen los encargos más complicados.

Fe en la abogada de los imposibles
La procesión en honor a Santa Rita suele ser muy concurrida | g.s.
La procesión en honor a Santa Rita suele ser muy concurrida | g.s.

La historia que se encuentra detrás de Santa Rita de Casio la convierte en una de las mártires más veneradas. No en vano, la llaman abogada de los imposibles y es a ella a quien los fieles le hacen los encargos más complicados.

Por ello, durante estas fechas son muchos los fieles que acuden a Vilagarcía para cumplir su promesa con la santa y peregrinar junto a la imagen que se guarda en la iglesia parroquial. Algunos lo hacen con los pies descalzos, como prueba de su esfuerzo. A Vilagarcía, llegan devotos de toda Galicia el día grande de Santa Rita, que este año es lunes.

Rita de Casia nació el 22 de mayo de 1381 en el pueblo italiano de dicho nombre. Cuenta la leyenda que siendo todavía una niña un enjambre de abejas depositó miel en sus labios, sin que la pequeña sufriese ningún tipo de daño por picaduras.

Sin embargo, su vida estaría llena de dolor y dificultades. Los testimonios escritos indican que, desde su juventud sintió el deseo de consagrarse a Dios y de hacerse religiosa, pero sus padres se lo impidieron y la obligaron a casarse con un joven de Casia que la maltrató y además bebía. Fruto de la unión nacieron dos hijos gemelos, lo que provocó un verdadero cisma en el matrimonio. Rita se pasó quince años de su vida entregada a los rezos para conseguir la reconversión del hombre, que finalmente le pidió perdón y le prometió que iba a cambiar.

Fue efímera la felicidad ya que murió al poco, asesinado en medio de la crispación político. Los gemelos juran entonces vengar a su padre y Rita toma una decisión: Pide a Dios que se lleve a sus hijos antes de que cometan un pecado. Sus súplicas son respondidas y ambos fallecen de peste, Rita se recluye entonces en el monasterio de Casia, consagrándose a la oración. Su mérito sería reconocido por la iglesia años más tarde y, desde entonces, la historia de la santa se convirtió en una de las más conocidas, dando lugar incluso a frases populares como “Santa Rita, Rita, lo que se da no se quita”, que inspira el cartel de las fiestas de este año.

Procesión
Y es que las celebraciones de mayo no perdieron su toque religioso, que es uno de los ejes de la romería. El día grande de Santa Rita, el lunes 22, la actividad litúrgica comenzará desde bien temprano, con misas desde las seis de la mañana en el convento de Vista Alegre. Por la tarde, a partir de las 20 horas, tendrá lugar la tradicional procesión.