• Miércoles, 20 de Septiembre de 2017

El gerente del geriátrico de Vilanova afirma a los empleados que no cerrará

El gerente de la Residencia Valle-Inclán de atención a la tercera edad en Vilanova, Enrique Martínez, ha afirmado a sus trabajadores que el geriátrico “no va a cerrar ni se va a clausurar”, a pesar de la resolución de la Consellería de Política Social de la Xunta ordenando la clausura. 

El gerente del geriátrico de Vilanova afirma a los empleados que no cerrará
Una protesta convocada por la CIG, ante la llegada del gerente a un juzgado, en el largo conflicto de la residencia | d.a.
Una protesta convocada por la CIG, ante la llegada del gerente a un juzgado, en el largo conflicto de la residencia | d.a.

El gerente de la Residencia Valle-Inclán de atención a la tercera edad en Vilanova, Enrique Martínez, ha afirmado a sus trabajadores que el geriátrico “no va a cerrar ni se va a clausurar”, a pesar de la resolución de la Consellería de Política Social de la Xunta ordenando la clausura. 
La residencia tiene intención de recurrir la decisión autonómica y ayer, un grupo de empleados del centro firmaba un comunicado de apoyo al gerente y condena  de las acciones y declaraciones de la CIG, personificando en el responsable del sindicato en Arousa, Xoán Xosé Bouzas “Tupi”, acusaciones de sectarismo e “injuriosas informaciones” sobre el centro.
“Queremos manifestar nuestra indignación y repulsa ante las falsas, tendenciosas e injuriosas informaciones hechas públicas” por el sindicalista, afirman. 
Desde la residencia comunicaron que será el gerente quien, “cuando considera oportuno, explicará la verdadera situación en la que se halla el centro, pero desde luego nada tiene que ver con la expuesta por el dirigente de la CIG”. 

Apoyo a Martínez
En el comunicado, tras una defensa cerrada de la actuación de Martínez, se acusa a la CIG de ser parte de los problemas del centro, porque “nunca los quisimos en esta residencia”. “De ahí ese rencor inmenso que le lleva incluso a alegrarse de que cincuenta trabajadores pierdan su puesto de trabajo”.  “A pesar de todas las dificultades y atrancos que se non están poniendo en los últimos años, la residencia Valle-Inclán goza de muy buena salud”, aseguran 
Con todo, la resolución autonómica, aunque recurrible, es clara: Clausura del centro y pérdida de Viajes Silgar de la autorización para poder desarrollar la actividad residencial. La Xunta constató lo que el sindicato llevaba años denunciando: Que la mercantil que prestaba servicio en el centro era diferente a la autorizada. l