O GROVE - El ingenio pone freno a las velutinas

La avalancha de nidos de velutina aparecidos en O Grove ha hecho que los vecinos agudicen el ingenio. Desde hace tres semanas, los árboles y plantas del paseo de Beiramar lucen unas botellas de plástico con un líquido a las que decenas de avispas velutinas acuden atraídas por el olor y quedan atrapadas.

O GROVE - El ingenio pone freno a las velutinas
Una de las trampas colocadas en uno de los árboles del paseo de Beiramar	entérate  o grove
Una de las trampas colocadas en uno de los árboles del paseo de Beiramar entérate o grove

La avalancha de nidos de velutina aparecidos en O Grove ha hecho que los vecinos agudicen el ingenio. Desde hace tres semanas, los árboles y plantas del paseo de Beiramar lucen unas botellas de plástico con un líquido a las que decenas de avispas velutinas acuden atraídas por el olor y quedan atrapadas.
No es casual que los vecinos hayan elegido este punto para colocar estas trampas. Beiramar y el puente de A Toxa son dos de los puntos que atraen a un mayor número de estos insectos. Pese a que es un método que no los elimina de raíz, pues el único que así lo hace es la retirada del nido, es una buena forma de evitar la picadura en una zona por la que a diario transitan numerosas personas.
En el mercado hay ya trampas y atrayentes comerciales, pero el más sencillo y eficaz es el que se hace con una botella de plástico, a la que se le practica un orificio para introducirle por un lateral el cuello de otra botella más pequeña. Dentro se deja un vaso o vaso y medio de líquido atrayente preparado con vino blanco, en cerveza negra y zumo de arándanos o licor de frutas. Todo parece indicar que es esta la trampa que cuelga de los árboles y plantas del paseo de Beiramar.
La avispa velutina se ha convertido en los últimos meses en una pesadilla para los vecinos y los servicios de Emerxencias de O Grove.
Alguno hablan ya de plaga imparable que devora a su paso a las laboriosas abejas y desmantelando sin piedad las colmenas que encuentra a su paso.
 Su proliferación pone en jaque al sector apicultor ya que las velutinas o asiáticas aniquilan a las autóctonas y se reproducen a una velocidad de vértigo.
Casi a diario los servicios de Emerxencias reciben llamadas de vecinos alertando de un nido de avispa velutina, pero a veces no resulta sencillo acceder siguiendo el protocolo. n