• Martes, 26 de Septiembre de 2017

A Illa busca voluntarios contra la velutina para suplir la falta de emergencias y apicultores

El Concello de A Illa se prepara para dar la batalla a la avispa asiática o velutina. La Concellería de Medio Ambiente organizó ayer en el Consistorio una acto con Gustavo Ferreiro, de la Asociación Galega de Apicultores

A Illa busca voluntarios contra la velutina para suplir la falta de emergencias y apicultores
El Concello acogió ayer una charla sobre esta plaga | gonzalo salgado
El Concello acogió ayer una charla sobre esta plaga | gonzalo salgado

El Concello de A Illa se prepara para dar la batalla a la avispa asiática o velutina. La Concellería de Medio Ambiente organizó ayer en el Consistorio una acto con Gustavo Ferreiro, de la Asociación Galega de Apicultores, y en el que la edil del departamento, Gabriele von Hundelshausen, avanzó el programa municipal de lucha contra este insecto invasor.
Una de las claves, explicó la concejala, será la concienciación vecinal, porque la falta de un servicio municipal de emergencias y de apicultores que luchen directamente contra la velutina, deberá suplirse en el municipio insultar con la labor voluntaria de cuantos más vecinos, mejor.


De momento, han conseguido ya que los primeros colaboren en la fase de pruebas de su plan de trampeo, colocando las primeras trampas, ocho, en varias huertas, para cazar reinas de velutina. Ayer se explicaron diferentes modelos de estos artilugios, así como los efectos que tiene cada producto que sirve como cebo.


Esto, justamente, es lo que están testando en A Illa, porque lo que no quieren es que caigan en las trampas avispas o abejas autóctonas, algunas incluso en peligro. De momento, experimentan a pequeña escala el poder de atracción selectiva del vino blanco y del zumo de arándanos.

Campaña, ahora
La caza de reinas y la desactivación de sus nidos primarios, los que darán lugar a posteriores colmenas, debe hacerse ahora, antes del verano. Es la época ideal para la salida de las reinas y también para poder actuar de forma más selectiva contra esta especie.

En A Illa, explicaba la edil, todavía no existe la masiva presencia del insecto que sí sufren en O Morrazo y O Grove, por ejemplo. Pero sí miran con preocupación su índice de expansión: Hace dos años se detectó un nido, pero el pasado ya hubo siete casos.