La perrera de Meis empezará a funcionar en marzo para dar servicio a 47 concellos

La Diputación pondrá en marcha el servicio de recogida de animales abandonados en la perrera de Meis en marzo, con la gestión inicial de Tragsa. Con él dará servicio a 47 ayuntamientos, fomentando las adopciones y colaborando con las asociaciones protectoras

La perrera de Meis empezará a funcionar en marzo para dar servicio a 47 concellos
instalaciones de la perrera provincial, en meis	e. moldes
instalaciones de la perrera provincial, en meis e. moldes

La Diputación pondrá en marcha el servicio de recogida de animales abandonados en la perrera de Meis en marzo, con la gestión inicial de Tragsa. Con él dará servicio a 47 ayuntamientos, fomentando las adopciones y colaborando con las asociaciones protectoras, según un comunicado. No obstante, parece no haber atendido la petición realizada por el Refugio de Animales de Cambados –presentó alegaciones al reglamento– para crear una red de centros de acogida con base central en las instalaciones meisinas.

El Pleno de la Corporación provincial aprobó ayer por unanimidad el reglamento del servicio después de que el Gobierno central le diera el visto bueno a la firma de un convenio entre la Diputación y la empresa Tragsa, para su gestión.

Fuentes de la institución pontevedresa indicaron que tendrá un coste anual de 250.000 euros y beneficiará a una población de 378.771 habitantes, lo que supondrá un coste por habitante de 0,66 euros al año. El gasto será compartido entre esta entidad, que cubrirá 36 céntimos (136.368 euros) y los 47 ayuntamientos adscritos, que pagarán 30 céntimos por vecino (un total de 113.631 entre todos). Esto supondrá una “notable reducción” en la inversión que actualmente realizan los ayuntamientos para costear este servicio, de competencia municipal y “un verdadeiro problema para a maioría”. Calculan que, en casos, se ahorrará un 70%.

fomento de la adopción

El objetivo es “incidir na concienciación e sensibilización” de la población, en favor de fomentar las adopciones y rechazar los abandonos, así como un “máximo respecto ás necesidades, ao benestar e aos dereitos dos animais”. En este sentido, la gestión del centro incluirá medidas de vigilancia para la identificación y registro de animales, programas de vacunación y esterilización; así como campañas para promover para la tenencia responsable de animales y erradicar el abandono y malos tratos, fomentando las adopciones “sobre calquera outro destino” y colaborando con las protectoras.