MEIS - Propietarios denuncian la tala ilegal y el robo de decenas de eucaliptos en Silván

Un total de seis propietarios han denunciado ante la Guardia Civil el robo de las decenas de eucaliptos que tenían en el monte de Silván de Armenteira (Meis). Según uno de los afectados, un vecino de Cangas formalizó el permiso de tala en el Concello, ante la Xunta, presentando únicamente el DNI y a espaldas de los titulares legítimos, lo que les tiene sorprendidos y más aún, indignados.

MEIS - Propietarios denuncian la tala ilegal y el robo de decenas de eucaliptos en Silván
Uno de los afectados muestra los restos de la tala ilegal que han denunciado en la Guardia Civil	g.  salgado
Uno de los afectados muestra los restos de la tala ilegal que han denunciado en la Guardia Civil g. salgado

Un total de seis propietarios han denunciado ante la Guardia Civil el robo de las decenas de eucaliptos que tenían en el monte de Silván de Armenteira (Meis). Según uno de los afectados, un vecino de Cangas formalizó el permiso de tala en el Concello, ante la Xunta, presentando únicamente el DNI y a espaldas de los titulares legítimos, lo que les tiene sorprendidos y más aún, indignados.
“É como robar legalmente”, ironizaba ayer este vecino, a pie de finca; un terreno de más de 3.000 metros cuadrados de superficie con aspecto de haber sido esquilmado. Según han podido averiguar, un cangués figura como solicitante del permiso de tala ante la administración, para lo cual únicamente tuvo que aportar sus datos personales; algo que les escandaliza: “Tiñan que pedirlle un documento para asegurar que ten o consentimento dos donos ”, añadió.
Los denunciantes consideran que se trata de una sustracción en toda regla y creen que el autor tiene un cómplice en la zona, encargado de investigar las propiedades más vulnerables, las de los dueños que viven lejos y que a penas visitan el monte. De hecho, hay dos propietarias que volvieron a sus tierras para mostrárselas a los agentes del Instituto Armado y tras más de 20 años sin pisarlas; y en otro caso, pidieron el permiso en nombre de una mujer que emigró a  Argentina hace más de medio siglo. Según el mismo vecino, conseguir sus datos para tramitar los permisos es tarea sencilla, porque basta con consultar el catastro.
Otra facilidad para cometer los hechos sin levantar sospechas, es que este lugar, Os Outeiros, está a más de tres kilómetros de distancia de la primera casa y el único acceso está sin asfaltar, siendo impracticable para un turismo particular o, por lo menos, supone una aventura donde jugarse los bajos del coche.
La sustracción pudo producirse hacia finales de marzo, pero los denunciantes desconocen la fecha exacta porque se enteraron de casualidad. El Seprona de la Guardia Civil, en cumplimiento de la prevención de incendios, les envió un aviso de multa por no haber limpiado los restos de la tala de sus árboles, una acción que no habían hecho y que les llevó a inspeccionar las fincas.

casos muy similares
El “modus operandi” es prácticamente el mismo seguido en un caso ocurrido en 2012 en O Grove, donde talaron ilegalmente una parcela de 2.500 metros cuadrados, a espaldas de sus propietarios, y también hay constancia de un caso similar en A Estrada, pero hace más tiempo. El objetivo final es vender la madera a la industria celulosa, la principal consumidora de eucaliptos.
De hecho, estos propietarios de Meis sospechan que se trata de profesionales del sector, con medios, herramientas y contactos para ejecutar la operación. En la zona aún pueden verse las huellas de una máquina seguramente específica porque las fincas están en una pendiente difícil de superar con seguridad subido a un tractor ordinario. También hay marcas en algunos troncos como si de una prueba de motosierra se tratase. Además, se talaron más de 3.000 metros cuadrados de superficie, lo que supone  decenas de árboles cuyo transporte precisa de un camión de grandes dimensiones y de más de una jornada de trabajo. Con todo, “se ve que o fixeron a presa porque deixaron algúns troncos con bo peso, pero como lles saia é gratis...”.
Las fincas afectadas pertenecen a seis titulares, aunque una comunal se vio afectada. Los particulares interpusieron sendas denuncias ante la Guardia Civil, en el puesto de Cambados, y esperan que las pesquisas den resultados, “aínda que os eucaliptos xa non os veremos máis”, añadió el mismo afectado. n