• Sábado, 21 de Octubre de 2017

Trapos, compresas y neumáticos tirados al inodoro averían las depuradoras

“De todo”. El alcalde de Meis, José Luis Pérez Estévez, resumía así ayer lo que los técnicos de reparación y mantenimiento se encuentran en el interior de algunas depuradoras de fecales .

Trapos, compresas y neumáticos tirados al inodoro averían las depuradoras
Una planta de tratamiento de aguas en el municipio meisino	emilio moldes
Una planta de tratamiento de aguas en el municipio meisino emilio moldes

“De todo”. El alcalde de Meis, José Luis Pérez Estévez, resumía así ayer lo que los técnicos de reparación y mantenimiento se encuentran en el interior de algunas depuradoras de fecales del municipio cuando deben afrontar algún arreglo. Estas averías se repiten con demasiada frecuencia y, por ello, el Concello ha hecho un llamamiento ciudadano para que los vecinos no tiren por el inodoro residuos impropios que acaban colapsando las plantas de tratamiento.
Compresas, trapos de cocina e incluso neumáticos de ciclomotor, de los que cuesta entender cómo pudieron llegar hasta las canalizaciones del saneamiento, se cuentan en la relación de objetos extraños retirados de las entrañas de las depuradoras y sus filtros, según reza un escrito hecho publico por el Ayuntamiento y tal y como confirmaba ayer el propio regidor. “Queremos pensar que poden  ser os nenos das casas os que tiran polo váter este tipo de obxectos, sen que os maiores se den de conta”, consideraba el primer edil.
Con todo, el Concello hizo público ya un bando en los últimos días en los que se apela “á colaboración de toda a cidadanía” para que no se tiren a las redes de alcantarillado este tipo de residuos.
El bando se centra en la depuradora de O Fonduxo, que se encarga del tratamiento de las aguas residuales de Outeiro, O Casal y Penaboi en la parroquia de Paradela. Pero el alcalde señala que problemas similares se extienden por otras localizaciones y afectan a otras plantas de tratamiento lo que incluso provocó ya anteriores bandos en similares términos.
Las averías “poden ser moi graves e polo tanto precisar de reparacións moi caras”, con trabajos de mantenimiento que “pagamos todos”, subrayaba ayer Pérez incidiendo en que, al final, estos comportamientos repercuten en la economía de todos.