• Jueves, 23 de Noviembre de 2017

Portos invertirá 50.000 euros en la prolongación del paseo de Lordelo que contará con cuatro luminarias

Portos de Galicia comenzó esta misma semana la prolongación del paseo de Lordelo hasta el centro de la tercera edad. Una obra comprometida con el alcalde, José Cacabelos, durante un encuentro en Santiago en el que también estuvo la conselleira do Mar, Rosa Quintana.

Portos invertirá 50.000 euros en la prolongación del paseo de Lordelo que contará con cuatro luminarias

Portos de Galicia comenzó esta misma semana la prolongación del paseo de Lordelo hasta el centro de la tercera edad. Una obra comprometida con el alcalde, José Cacabelos, durante un encuentro en Santiago en el que también estuvo la conselleira do Mar, Rosa Quintana.
Los trabajos dotarán la zona de una mayor seguridad para el peatón ya que actuarán a lo largo de 216 metros de longitud con aceras de una anchura media de dos metros. Además, en los primeros 130 metros un pequeño muro reforzará la seguridad en torno al mar. El proyecto que tiene un coste de 50.000 euros también contempla cuatro puntos de luz.
En cuanto al permiso para desdoblar el vial que se sitúa en frente de la Cofradía de Pescadores de San Martiño, desde Portos de Galicia señalan que “se lles pediu que subsanarán documentación e non o fixeron”.
Además, añaden que se le ofreció la posibilidad de rubricar un convenio con varios proyectos, alrededor de una decena, que el Concello propuso a Portos de Galicia en zonas de su concesión con la finalidad de reducir plazos y agilizar los trámites, “pero tampouco nos responderon”.
La obra que se está acometiende pretende subsanar varios problemas surgidos en la zona en los últimos años. Por un lado, mero, suponen un problema para los peatones, que una vez terminado el paseo de Lordelo, en terreno de Costas, no tienen por donde transitar para acceder a la zona de O Corgo. Tienen, además, un problema de seguridad, pues el acceso a la escollera no está convenientemente delimitado y es muy estrecho por lo que circular con un carrito o a pie resulta muy peligroso. Por si fuera poco, la zona es utilizada por alguno como un basurero, en el que depositan todo tipo de residuos de obra.