Reportaje | Más de 1.000 firmas para garantizar un futuro para el vapor Hidria II

En apenas tres días, los propietarios del barco vapor Hidria II han logrado más de 1.000 firmas en la plataforma Change.org en la que piden a la Consellería do Mar la apertura al público de forma reglada

Reportaje | Más de 1.000 firmas para garantizar un futuro para el vapor Hidria II
El barco de vapor Hidria permanece atracado en seco  en el puerto de O Grove| cedida
El barco de vapor Hidria permanece atracado en seco en el puerto de O Grove| cedida

En apenas tres días, los propietarios del barco vapor Hidria II han logrado más de 1.000 firmas en la plataforma Change.org en la que piden a la Consellería do Mar la apertura al público de forma reglada a través del pago de una entrada. Hace ya más de veinte años que María José Otero Castro “Sesé” y Jacobo Costas Otero, rescataron a este barco de vapor, único en España, de ser desguazado cuando era un aljibe que trabajaba en el puerto de Vigo. Tras unos intensos trabajos de restauración en 2005 volvió a navegar ya como buque museo y poco después como buque de pasajeros a vapor.
Una importante inversión en el patrimonio marítimo que sus propietarios consideran que ha llegado el momento de rentabilizar de forma estable y con garantías de continuidad. “Agora estamos en seco porque o barco precisa unha nova inversión que non podemos acometer senon temos uns ingresos estables. Ata agora traballamos coas donacións da xente que nos visita. Hai temporadas boa e outras non tan boas e asñi non podemos seguir”, advierte María José Otero Castro.
El atraque del Hidria II es ahora de estadía y su ubicación según el Plan de Usos del Puerto no le permite una actividad comercial. “O único que queremos e que nos deixen traballar e promocionar a nosa actividade no peirao do Grove para poder conservar un barco que forma parte do patrimonio marítimo”, apunta Otero Castro.

Sus propietarios consideran que ha llegado el momento de que el barco descanse de tanta incertidumbre y forme parte del resto de actividades culturales y turísticas del municipio.
Entre los beneficios, destacan que el propio barco tendría un mantenimiento asegurado, también sería positivo para la hostelería, el sector turístico, el sector escolar y garantizaría un relevo en la gestión del Hidria II. “Algunos pensaréis que un barco debe estar a flote y navegando y no en seco.Tenéis razón y si las cosas en el futuro son mas fáciles podrá volver a navegar”, señalan en su petición de Change.org.
La petición no es nueva, pero esta vez intentan visibilizarla de una forma pública y recabando el máximo número de apoyos posibles. “Non temos unha cifra como obxectivo, pero a verdade é que estamos moi contentos coas firmas”, apunta Otero Castro.

“Unha paixón”
La recuperación del Hidria II no fue sencilla y estuvo llena de privaciones y sacrificios para sus armadores y moradores, María José Castro Otero y Jacobo Costas Otero. “Esto é unha paixón que non se explica de forma sinxela. Invertimos todos os nosos cartos e nos privamos de moitas cousas para poñelo en funcionamento”, asegura Castro Otero.
Los comienzos fueron difíciles ya que tras la compra debía ser asumida la deuda contraída con el Puerto de Vigo y que ascendía a 2.500.000 pesetas. El cónsul honorario de Francia en Vigo, Jean Desclos, intercedió para que fuese condonada. Luego se tuvo que pasar una primera inspección para poder llevarlo de remolque desde Vigo hasta O Grove. La venta de un motor Caterpillar de un intento anterior de restauración de un barco hizo posible pasar esta inspección. Llegado ya O Grove, se hizo un plan de trabajo para cometer la menor cantidad de errores durante la restauración, ya que no se tenía la posibilidad de acometerla en un astillero.
Tras dos importantes subvenciones de Patrimonio Histórico cultural e inversión privada, en 2005 el Hidria II pudo navegar de nuevo a vapor. Para poder llevar esto adelante Jacobo Costas vendió su casa y María José Otero la batea de mejillón que fue su sustento durante la restauración.