Retiran el viejo emisario y su tubería se almacenará para su reutilización

Operarios municipales iniciaron ayer la retirada del viejo emisario del paseo marítimo que lleva en desuso desde la entrada en funcionamiento de la EDAR de Tragove. Según la concejala de Medio Ambiente, María José Cacabelos

Retiran el viejo emisario y su tubería se almacenará para su reutilización
Operarios y maquinaria municipal empezaron ayer a retirar el viejo emisario submarino	g. salgado
Operarios y maquinaria municipal empezaron ayer a retirar el viejo emisario submarino g. salgado

Operarios municipales iniciaron ayer la retirada del viejo emisario del paseo marítimo que lleva en desuso desde la entrada en funcionamiento de la EDAR de Tragove. Según la concejala de Medio Ambiente, María José Cacabelos, terminarán estos días y la tubería de PVC, de unos 60 metros de longitud, se limpiará y almacenará para su posible reutilización en otras obras.
La edil explicó que iniciaron las gestiones porque supone un “impacto visual negativo” y también tendrá beneficios para el banco marisquero porque hacía una barrera que impide una circulación totalmente óptima de las aguas. Y es que la tubería cruza toda la ribera desde la zona del paseo de la estación de autobuses y se extiende hasta los 60 metros, aproximadamente.

residuos
Los trabajos están siendo realizados con personal y material propio, como una minipala. “O único gasto a maiores será o do camión para retirar os residuos”, manifestó la concejala. Y es que hay restos de cemento y otros materiales que deben llevarse a un gestor autorizado para su eliminación. Sin embargo, la tubería en sí se extraerá con cuidado porque el objetivo es limpiarla y almacenarla en las dependencias de Obras y Servizos para su posible reutilización en otras obras, al ser de PVC.
Cacabelos indicó que la previsión es que los trabajos terminen esta misma semana, pero todo dependerá del comportamiento de las mareas porque es necesario que esté baja para poder trabajar y esto también limita el número de horas que le pueden dedicar los operarios.
El Concello consultó a Espina y Delfín la finalidad del emisario y fue cuando descubrieron que llevaba sin función desde los años 90 y sin posibilidad de necesitarse en un futuro. Por ello pidieron permiso a Portos de Galicia y en cuanto lo autorizó, se planearon los trabajos.