• Jueves, 23 de Noviembre de 2017

Ribadumia debe 50.000 euros a la Iglesia por los terrenos del tanatorio

El Concello de Ribadumia estudia medidas contra la exalcaldesa, Salomé Peña, y los miembros de la ejecutiva municipal que firmaron en marzo de 2010 el convenio con el Arzobispado

Ribadumia debe 50.000 euros a la Iglesia por los terrenos del tanatorio
Fachada lateral del tanatorio de Ribadumia | g.s.
Fachada lateral del tanatorio de Ribadumia | g.s.

El Concello de Ribadumia estudia medidas contra la exalcaldesa, Salomé Peña, y los miembros de la ejecutiva municipal que firmaron en marzo de 2010 el convenio con el Arzobispado de Santiago para obtener los terrenos donde se construyó el actual tanatorio. El incumplimiento de este acuerdo obliga a Ribadumia a pagar ahora una cifra cercana a los 50.000 euros si se le suman los intereses.
Según este convenio el Arzobispado le cedía al Concello de Ribadumia un terreno de 2007 metros cuadrados para que en él se construyesen las actuales instalaciones del tanatorio municipal; a cambio, el Concello se comprometía a cederle al Arzobispado una parcela en la Carballeira de Barrantes para la construción de un templo y de la vivienda del párroco de 2000 metros cuadrados.
Esta parcela le correspondía al Concello de Ribadumia en virtud de la cesión de áreas destinadas a equipamientos públicos y la zonas verdes, tal y como se recoge en el Plan Xeral para el desarrollo urbanístico de la Carballeira de Barrantes.
El plazo de ejecución del convenio firmado con el Arzobispado de Santiago era de cinco años, prorrogables por dos años más, existiendo una cláusula según la cal, en caso de incumplimiento del mismo, el Concello de Ribadumia debía indemnizar al Arzobispado con 40.000 euros, además de los intereses legales correspondientes.

Sin embargo, apuntan fuentes municipales, en mayo de 2009, la exalcaldesa de Ribadumia firmó un nuevo convenio con el propietario de la carballeira en el que únicamente se contemplaba la cesión de las áreas destinadas a zonas verdes, desapareciendo del mismo la cesión de las zonas destinadas a equipamientos públicos y renunciándose, por lo tanto, la posibilidad de tener parcelas de propiedad del Concello en la zona de la Carballeira de Barrantes.
“E, aínda así, dez meses despois a señora Peña asina o convenio co Arcebispado permutando unha propiedade da que nin era propietario o Concello de Ribadumia nin ía ser no futuro trala renuncia á cesión de terreos para equipamentos públicos”, apuntan desde el Concello.
A día de hoy, los plazos están vencidos y no existe la parcela permutable, con la que el Concello de Ribadumia tendrá que asumir la indemnización recogida en el convenio y hacer frente al pago de 50.000 euros.