• Miércoles, 23 de Agosto de 2017

Rouco Varela, Rey Varela y Touriñán reciben las insignias de oro y brillantes

El cardenal Antonio María Rouco Varela, el Conselleiro de Política Social, José Manuel Rey, y el humorista Xosé Antonio Touriñán recibieron ayer la insignia de oro y brillantes que el Concello de Vilanova les entregó con motivo de la XXIII Festa do Mexillón e do Berberecho.

Rouco Varela, Rey Varela y Touriñán reciben las insignias de oro y brillantes
También se sirvieron empanadas de trigo y de maíz y por supuesto, berberechos de la Ría de Arousa. MERCEDES ROLÁN
También se sirvieron empanadas de trigo y de maíz y por supuesto, berberechos de la Ría de Arousa. MERCEDES ROLÁN

El cardenal Antonio María Rouco Varela, el Conselleiro de Política Social, José Manuel Rey, y el humorista Xosé Antonio Touriñán recibieron ayer la insignia de oro y brillantes que el Concello de Vilanova les entregó con motivo de la XXIII Festa do Mexillón e do Berberecho.
El acto tuvo lugar pasadas las 14.00 horas porque previamente el cardenal Rouco Varela asistió a la  misa en Iglesia Parroquial de San Cipriano en honor a la Virgen del Carmen. El templo se quedó pequeño para acoger a todos los fieles que quisieron asistir a la ceremonia religiosa. A la misma acudió también la conselleira do Mar, Rosa Quintana. Después del oficio la banda anunciaba en la Casa del Concello la llegada a pie del cardenal, que iba acompañado de otras autoridades, entre ellas el alcalde de Vilanova de Arousa, Gonzalo Durán. 
Tras el saludo del regidor, comenzó el acto de entrega de insignias con la presentación del pregonero de este año, el conselleiro de Política Social, José Manuel Rey Varela. Durán le agradeció en público que esté “ayudando en la gran renovación que queremos hacer de nuestro club de jubilados”. Precisamente, en su discurso, Rey Varela, anunció la intención de la Xunta de “traballar codo con codo co Concello”  para que todas las personas mayores de Vilanova  puedan “disfrutar nun novo centro social neste concello, para ter máis horas de axuda no fogar e para ter as prazas que requiren de atención especializada”. 
El conselleiro recordó en el pregón la importancia del sector del mejillón y que la Ría de Arousa es el principal productor mundial. Rey Varela se acordó también de las mariscadoras  y de la actividad en el puerto de Vilanova, así como de la relevancia de fiestas como la del Mexillón e o Berberecho para “unir diferentes xeracións” en torno a una misma mesa. 
“Nadie es perfecto, cardenal” 
Este año, la presencia de Rouco Varela no sólo alteró la fecha de celebración del Día del Carmen, también cambió el protocolo de entrega de las insignias de oro. Normalmente la primera persona en recibir la distinción es el pregonero, pero esta vez tuvo el honor el cardenal gallego. El alcalde de Vilanova, Gonzalo Durán, dijo de él que es la “principal autoridad intelectual de Galicia” y entre sus méritos destacó la capacidad de Rouco Varela como “interlocutor entre todos los partidos” durante los años 80. Durán también destacó su origen gallego y aprovechó para recordar a Manuel Fraga porque ambos son de la localidad lucense de Vilalba.   “Podría ser de Vilanova, pero nadie es perfecto”, bromeó Durán. 
El regidor hizo entonces otra excepción y pidió al párroco, Don Tucho, que le hiciese entrega de la distinción al cardenal mientras la Banda de Música tocaba el himno de Galicia. Gonzalo Durán hizo este gesto en agradecimiento al cardenal por haber nombrado -en su época de arzobispo- cura de la parroquia a este “referente moral” durante los “peores momentos” que causó el tráfico de drogas en la comarca. 

“Rir para vivir”
Tras este momento, recogió su insignia de oro y brillantes el conselleiro de Política Social, de quien el alcalde de Vilanova destacó su carrera política, “aprendió siendo alcalde de un sitio tan movidito como Ferrol” para después elogiar su trabajo como responsable de la Consellería porque “aumentó en plena crisis el gasto en políticas sociales” y por su “apoyo a la gente de la tercera edad y la empatía con la población de todas las edades”.
Acto seguido el humor llegó de la mano de Xosé Antonio Touriñán, que recibió el reconocimiento de la mano del teniente de alcalde, Javier Tourís. “A ver como xustificas esto”, le dijo el cómico al alcalde. Durán resumió entonces los motivos por los que Vilanova escogió a estos tres homenajeados: “cuidar del alma es importante”, en referencia al cardenal Rouco Varela; también “cuidar de los cuerpos”, labor del conselleiro Rey Varela,  y porque “hacernos reír es muy sano y no es fácil”, palabras que dedicó a Touriñán, así que “méritos hay de sobra”. 
El humorista agradeció el reconocimiento afirmando que “é unha honra e un pracer” recibir la insignia de oro y que “o máis importante é o cariño que nos dades”. Terminó su discurso al grito de “rir para vivir”.

12.000 quilos de mejillón
Paralelamente a los actos oficiales, en la carpa de la Festa do Mexillón e do Berberecho, se acababan las últimas unidades de los 12.000 kilos de mejillón que la Sociedad Deportiva Chispa tenía preparados. También se vendieron raciones de berberecho, empanada, pulpo, pimientos de padrón y fideos con mejillones. l