• Sábado, 25 de Noviembre de 2017

As Salinas contará con un paso de peatones con semáforo de pulsador antes de que finalice el año

Aproximadamente un mes será el tiempo de ejecución del paso de peatones con semáforo de pulsador en As Salinas. Las obras dieron comienzo ayer a primera hora de la mañana a la que acudieron el jefe territorial

As Salinas contará con un paso de peatones con semáforo de pulsador antes de que finalice el año
Las obras del paso de peatones con semáforo de pulsador en As Salinas dieron comienzo ayer por la mañana | cedida
Las obras del paso de peatones con semáforo de pulsador en As Salinas dieron comienzo ayer por la mañana | cedida

Aproximadamente un mes será el tiempo de ejecución del paso de peatones con semáforo de pulsador en As Salinas. Las obras dieron comienzo ayer a primera hora de la mañana a la que acudieron el jefe territorial de Infraestructuras en Pontevedra, José Luis Díez, el alcalde de Sanxenxo, Telmo Martín, y varios miembros del equipo de gobierno como Gonzalo Pita, Jesús Sueiro y Daniel Fernández.
El presupuesto total de esta obra ronda los 60.000 euros. Los vecinos llevan años demandando una mejora de la seguridad viaria en este punto para cruzar a la playa de A Lanzada. De hecho, este nuevo paso de cebra dará servicio a los núcleos de A Revolta, Fonte de Ons y Tombelo.
Aunque se barajaron varias posibilidades como un paso subterráneo o un paso elevado, la elección final se debió a razones técnicas, funcionales, ambientales y económicas se decidió finalmente que la opción idónea sería la instalación de un paso a nivel con regulación mediante semáforos de pulsador.
Para garantizar la seguridad viaria de los usuarios del paso a nivel se prolongará la isleta física existente para que los vehículos reduzcan la velocidad en este tramo, que quedará fijada a 30 kilómetros por hora, para los vehículos que salgan de la vía rápida, y a 40 kilómetros por hora para los que vengan e O Grove, instalándose así señales de limitación. También se colocarán reductores de la velocidad que podrán ser retirados en invierno cuando no hay acceso a la playa, de manera que se interfiera menos en el tráfico. Además, se reducirá la anchura de los carriles.
Finalmente, se instalarán dos semáforos, uno por cada sentido, con pulsador de peatones e iluminación del paso mediante una luminaria interactiva.
El acceso a pie a la playa de la Lanzada en época estival es muy elevado, sumando los visitantes y los vecinos. La intensidad media de tránsito diario en esta carretera se estima que supera los 10.000 vehículos día, superándose en los meses de julio y agosto, según datos de la Xunta.
Por su parte, la concejala de Sanxenxo Independientes Vanessa Rodríguez Búa aseguró ayer sentirse “burlada” por la Xunta. “Como concejala de Seguridad remití más de un escrito a la dirección xeral de Obras para solicitar este paso de peatones y la respuesta siempre fue negativa aduciendo que la carretera no reunía las condiciones necesarias para ello según la ley y que un paso de peatones incluso pondría en riesgo la vida de los peatones”, criticó. Para Rodríguez Búa la explicación es evidente. “La Consellería de Ethel Vázquez atiende esta petición porque está formulada por Telmo Martíny este necesita hacerlo porque su credibilidad sigue estando por los suelos y la única forma que tiene de lograr una mayoría absoluta en 2019 es convencer a los vecinos de que puede manipular a la Xunta para que destine fondos a Sanxenxo”.