• Martes, 19 de Septiembre de 2017

SANXENXO - Los vecinos de Adina, Arra y Noalla piden una reunión con Pita por el proyecto de Fabaíños

Los vecinos de Adina, Arra y Noalla han solicitado al alcalde de Sanxenxo, Gonzalo Pita, una reunión para exponerle el proyecto de recuperación de los antiguos senderos que transcurren por Monte Faro.

SANXENXO - Los vecinos de Adina, Arra y Noalla piden una reunión con Pita por el proyecto de Fabaíños
La ruta finalizaría en el Cruceiro do Faro de Noalla	d.a.
La ruta finalizaría en el Cruceiro do Faro de Noalla d.a.

Los vecinos de Adina, Arra y Noalla han solicitado al alcalde de Sanxenxo, Gonzalo Pita, una reunión para exponerle el proyecto de recuperación de los antiguos senderos que transcurren por Monte Faro. Disponen de varios vídeos en los que se cuenta con una vista aérea los antiguos senderos que trascurrían de forma paralela o conectaban de alguna manera con el río Fabaíños. El proyecto, aseguran, es muy ambicioso y en él pretenden involucrar a distintas administraciones como la Xunta de Galicia, la Diputación de Pontevedra y el Concello de Sanxenxo. De hecho, la Concellería de Medio Ambiente anunció hace unos meses que estaba trabajando en un proyecto de recuperación del entorno del río Fabaíños, pero que los vecinos aseguran desconocer. “Si coincide pues estupendo, pero nosotros hemos hecho un proyecto que supone recuperar molinos, lavaderos y poner en valor la biodiversidad de una zona única en el ayuntamiento”, apunta el presidente del colectivo vecinal de Adina. 
La ruta  a recuperar es aproximadamente de seis kilómetros que transcurriría a orillas del río Fabaíños y  se trata de convertir este sendero en un nuevo recurso turístico y económico. La ruta prevista daría comienzo en el entorno de la plaza de abastos de Portonovo y remataría en el Cruceiro do Faro en Noalla.
El proyecto contempla el acondicionamiento del paseo, pero también la limpieza del cauce del río e incluso áreas de esparcimiento.
El presupuesto de esta actuación todavía está por definir ya que en el trazado fluvial se encuentran al menos dos molinos y un lavadero que los colectivos vecinales apuestan también por recuperar y esto cambiaría sustancialmente la cifra del proyecto. Los vecinos disponen ya de la actuación prevista en sus manos y también del listado de colindantes que deben ceder parte de su terreno para que se pueda ejecutar este sendero.
El diseño de la senda incluye la posibilidad de adaptar el recorrido a personas dependientes y con discapacidad y un programa de paneles informativos con el objeto de poner en valor el patrimonio histórico y medioambiental del lugar, centrado especialmente en preservar y divulgar la importante biodiversidad de la zona. 
Ahora los colectivos están a la espera de la reunión con Gonzalo Pita para traslardarle sus ideas 
y poder materializar cuanto antes este proyecto. n