• Lunes, 11 de Diciembre de 2017

Somos advierte de que no cederá a presiones de Pode ni de otros socios

Cambados clausuró ayer el programa de Ciudad Europea del Vino con un brindis colectivo y conmemorativo de aquel 4 de noviembre de 2016 en el que Recevin se decantaba por su candidatura.

Somos advierte de que no cederá a presiones de Pode ni de otros socios

Cambados clausuró ayer el programa de Ciudad Europea del Vino con un brindis colectivo y conmemorativo de aquel 4 de noviembre de 2016 en el que Recevin se decantaba por su candidatura. Poco más de un centenar de personas se congregaron ante el Consistorio y desde la Caravana que durante semanas recorrió España proclamando el galardón, los técnicos de Turismo repartieron copas de vino con DO Rías Baixas. El acto estuvo dirigido por la concejala de Turismo, Milagros Martínez, quien lanzó vivas hacia el albariño, Cambados y al sector vinícola. Sin embargo, la gran fiesta que pretendía ser –como se publicitó hace semanas– resultó un tanto descafeinada. La crisis del cuatripartito también se trasladó a este escenario a pesar de que la edil quiso destacar la necesidad de celebrar este “ano histórico” “independentemente do que esté pasando no Concello” y dio trato de normalidad a su presencia ante la decisión “in extremis” del organizador, el concejal de Enoturismo, José Ramón Abal Varela, de no acudir. Y es que la consecución fue un “traballo conxunto” de ambas áreas, manifestó. Tampoco estuvo la alcaldesa, Fátima Abal Roma, porque tenía un compromiso con el Día del Socio en Condes de Albarei, y fueron Martínez, el socialista Miguel Pérez, y los portavoces del BNG y Somos, Víctor Caamaño y Tino Cordal, respectivamente, quienes representaron al gobierno.

“O verdadeiro problema”
A pesar de la cordialidad, la tensión es evidente en el gobierno local. De hecho, Cordal rompía ayer su silencio tras la reunión con su coordinadora, asegurando que su grupo “non ten nada que ceder, xa cedemos bastante”. En un comunicado oficial aseguró que el problema no es la usurpación o el solapamiento de funciones, como han señalado Pode y BNG. “O verdadeiro problema” existente “é a fiscalización” y “o control do gasto” que se hace desde la Concellería de Economía, que lleva su compañero de partido y portavoz municipal, Xurxo Charlín, manifestó, asegurando que algunos socios gastan sus partidas y las de otros. Charlín es el blanco de las críticas de Abal Varela, hasta el punto de que le dio un ultimátum a la alcaldesa para que elija entre uno de los dos. Sin embargo, su grupo lo defendió afirmando que la portavocía se ha ejercido de “maneira compartida e flexible”.
Pero Cordal fue más allá y aseguró que su organización fue “quen propiciou la investidura” de Abal Roma y que el pacto estuvo en “risco” por temas de salarios. Es más, relató que fue su grupo quien “cedeu e renunciou a unha liberación completa” para que los sueldos “non superaran o umbral do PP” –solo tienen una parcial, que ostenta Charlín–, pero también a la segunda tenencia de Alcaldía, aunque le correspondía por votos, y a la peatonalización de Fefiñáns.

A la espera de la convocatoria
Con todo, Somos apeló al diálogo y pidió que “non se paralice a acción de gobierno” porque el edil de Pode se ha tomado unos días y el Bloque no acudirá a las xuntas de goberno local hasta que se solvente la crisis. Mañana se deberían pasos porque la regidora socialista anunció el viernes que convocará dos reuniones: una primera con todos los concejales del cuatripartito y a continuación una comisión de seguimiento del pacto de gobierno, pero ayer por la mañana todavía no había convocatoria oficial. De hecho, algunos socios del cuatripartito temen que no habrá tiempo para prepararla.
Un caso son los nacionalistas que quieren contar con la presencia de mediadores externos, es decir, miembros de los órganos de gobierno de los partidos. De hecho, así lo pidió su responsable comarcal a la alcaldesa y a dirigentes socialistas. l