• Jueves, 23 de Noviembre de 2017

Suspenden por segunda vez el juicio por violación y maltrato en Ribadumia

La Sección Cuarta de la Audiencia Provincial de Pontevedra suspendió ayer por segunda vez el juicio previsto sobre un caso de supuestos delitos de violación continuada y maltrato habitual en Ribadumia.

Suspenden por segunda vez el juicio por violación y maltrato en Ribadumia
La Audiencia dejó ayer el caso nuevamente pendiente de vista oral | g. salgado
La Audiencia dejó ayer el caso nuevamente pendiente de vista oral | g. salgado

La Sección Cuarta de la Audiencia Provincial de Pontevedra suspendió ayer por segunda vez el juicio previsto sobre un caso de supuestos delitos de violación continuada y maltrato habitual en Ribadumia. En esta ocasión, el motivo del aplazamiento de la vista fue la incomparecencia del abogado del acusado. El proceso ya había sido pospuesto el pasado mes de julio, al ser ingresado el encausado en un hospital tras sufrir una angina de pecho.
Tanto la Fiscalía como la acusación particular solicitan de forma inicial para J.M.L.M. (en libertad provisional por esta causa) 18 años de cárcel, además de orden de alejamiento y el pago a la supuesta víctima de 120.000 euros como responsabilidad civil, así como abono de costas.
En 2015
Los hechos pendientes de enjuiciar en la Audiencia Provincial se remontan a 2015. El Ministerio Público sostiene que rota la relación de pareja que mantenían el acusado y la víctima, habría obligado a esta a mantener relaciones sexuales contra su voluntad en varias ocasiones, a pesar de que ella se negaba “abiertamente” y reaccionando él “violentamente contra ella”.
Subraya el fiscal que habría llegado a intimidar a la mujer de forma violenta, tanto verbalmente como contra objetos o contra la propia integridad física de la mujer. “Te mato, te barro si te veo con otro”, recoge el escrito.
Además, añade la Fiscalía que el acusado desplegaba “agresividad”, “reaccionando violentamente contra las cosas” y “contra ella misma, agrediéndola incluso”..
La defensa de la víctima había indicado que a consecuencia de aquellos hechos su clienta había necesitado atención psicológica desde el mismo 2015.